Última hora

Última hora

¿Cómo combatir el gas de la risa?

Leyendo ahora:

¿Cómo combatir el gas de la risa?

Tamaño de texto Aa Aa

La agricultura intensiva es uno de los principales responsables de la emisión de un potente gas de efecto invernadero, el óxido nitroso, conocido como "gas de la risa", cerca de 300 veces más potente

Un grupo de científicos europeos trata de luchar contra este gas al que se le atribuye alrededor del 5% del calentamiento del planeta, además de atacar la capa de ozono.

Anne Devineaux, enviada especial de euronews, se ha trasladado hasta las afueras de Oslo donte tiene lugar un experimento agrícola. Con la ayuda de un robot, se mide, en tiempo real, las emisiones de óxido nitroso, un gas particularmente nocivo para el medio ambiente. Con la ayuda de este prototipo, los investigadores intentan comprender el proceso de producción de este gas para combatirlo.

“Si queremos probar que una determinada utilización del terreno reduce las emisiones de óxido nitroso, entonces, tenemos que medir, en diferentes etapas, el nivel de emisiones de N2O, día tras día, durante toda una temporada, porque los niveles de emisión varian, enormemente, de un día a otro”, explica Lars Bakken, científico medioambiental de la Universidad de Ciencias de la Vida en Noruega.

Realizar estas mediciones de manera manual llevaría mucho más tiempo. El robot almacena los datos recolectados, cada tres minutos, al superponer la cámara en la tierra para medir la concentración de gas que ésta absorbe.

El robot explora varias parcelas colindantes que han sido tratadas de manera diferente. Se requiere una gran cantidad de datos para sacar conclusiones.

Las fuentes de emisión de óxido nitroso se encuentran naturalmente en procesos biológicos de suelos y océanos, sin embargo, el uso de fertilizantes nitrogenados ha aumentado considerablemente las emisiones.

Los investigadores intentan comprender cómo funcionan los microorganismos en la tierra, una bacteria en concreto, capaz de emitir y absorber el gas.

“Algunas bacterias son responsables de la producción de óxido nitroso, otras son capaces de reabsorberlo, pero la gran mayoría de las células son capaces tanto de emitir como de absober este gas. Intentamos comprender a nivel molecular y bioquímico el proceso de producción y absorción, ¿cómo ocurre?, gracias a ello podemos desarrollar estrategias para reducir las emisiones de óxido nitroso”, explica Pawel Lycus, microbiólogo de la Universidad de Ciencias de la Vida de Noruega.

Uno de los desafíos es tratar de domesticar la bacteria estimulando su habilidad para producir la enzima que podrá destruir el óxido nitroso, conocida como óxidoreductasa.

“Es una proteína muy peculiar ya que, a día de hoy, es la única que es capaz de destruir el óxido nitroso. Como ven aquí, el centro de la proteína contiene átomos esenciales para poder realizar su función. Nosotros queremos estudiar desde un punto de vista bioquímico cómo la bacteria es capaz de producir esta proteína”, explica Manuel Soriano-Laguna, bioquímico de la Universidad de East Anglia.

Las emisiones de óxido nitroso se han incrementado en las últimas décadas. El principal causante es el uso de fertilizantes nitrogenados aunque, también, hay que destacar la quema de biomasa y combustibles fósiles, los procesos llevados a cabo en agricultura intensiva y la deforestación.

“Podríamos mejorar, quizás, el uso de fertilizantes y los procesos aplicados a la agricultura intensiva, esto podría incluir, por ejemplo, airear más los suelos o reducir el uso excesivo de fertilizantes. También hemos observado que si incrementamos el PH de los suelos, que son ácidos, podemos reducir de manera drástica las emisiones de óxido nitroso”, explica Asa Frostegard, coordinadora del proyecto N2ORA.

La microbiología, la bioquímica y la robótica combinadas son una de las claves para buscar soluciones contra el cambio climático.