Última hora

Última hora

Una jueza federal bloquea parte del veto de Trump

La firma que desató la tempestad.

Leyendo ahora:

Una jueza federal bloquea parte del veto de Trump

Tamaño de texto Aa Aa

La firma que desató la tempestad. El viernes, Trump vetó la entrada en territorio estadounidense durante 120 días a refugiados y ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana y suspendió la concesión de visados durante 90 días a los ciudadanos de esos mismos países. Una medida que hace eco a su promesa electoral,
cuando el entonces candidato era así de contundente con los musulmanes: “Donald J. Trump pide un cierre total y completo de las fronteras estadounidenses a los musulmanes hasta que las autoridades de nuestro país puedan averiguar qué diablos está sucediendo. No tenemos otra opción.”

Aunque la medida fue acogida con protestas masivas en muchas ciudades del país, Trump negó que estuviese dirigida contra los musulmanes: “No es un veto a los musulmanes. Estamos preparados y está funcionando muy bien. Lo ves en el aeropuerto y en todas partes. Está funcionando muy bien.”

A las protestas ciudadanas se sumaron asociaciones como la Unión de Libertades Civiles estadounidense, que pocas horas después de la entrada en vigor del veto levantó las espadas dispuesta a defender a las víctimas de la prohibición. Una juez federal de Brooklyn les dió la razón.

Anthony Romero, director ejecutivo de ACLU: “Hoy hemos demostrado que los tribunales funcionan. Son baluartes de nuestra democracia. Y cuando el Presidente Trump promulga leyes u órdenes ejecutivas inconstitucionales e ilegales, los tribunales deben defender los derechos de todos.”

Según la jueza federal, la orden de Trump viola el derecho constitucional, al eliminar la posibilidad de solicitar asilo; la garantía de protección, al ser discriminatoria en base al país de origen; y los requisitos de procedimiento de la reglamentación federal. Inmediatamente después, otros 3 jueces federales en Boston, Alexandria y Seattle, siguieron los pasos de Brooklyn al impedir que las autoridades procediesen a la deportación de viajeros.

Aunque la orden de Trump no menciona religiones específicas, en una entrevista el mismo día que firmó el veto y posteriormente en tuiter, el presidente aseguró que estaba actuando para ayudar a los cristianos en Siria que en sus propias palabras “han sido terriblemente maltratados”.

Se espera otro desafío legal cuando el Consejo de Relaciones Americanas-Islámicas presente una demanda argumentando que la orden es contra los musulmanes y que viola el principio de libertad religiosa vigente en el país.