Última hora

Nazanin Zinouri

Le gustan los perros a Nazanin, de Teherán, capital de Irán, que ha estado viviendo en Carolina del Sur durante los últimos siete años.

Estudiante de doctorado viajó a Teherán el 20 de enero para su visitar su país de origen, como hace una vez al año.

Cuando llegó Irán comenzaron a difundirse noticias sobre el veto de Trump a los inmigrantes de Irán, así que trató de regresar a los Estados Unidos lo antes posible.

Nazanin llegó hasta Dubai pero allí le impidieron coger su vuelo de enlace hacia Washington.

Nazanin Zinouri: “Fue impactante y no me lo podía creer de un país como Estados Unidos, se trata de actuar de acuerdo a la ley y a los derechos humanos, esto le está pasando a alguien que ha vivido allí durante casi siete años y tiene un visado válido y documentos para volver a casa”

“Les pido humildemente “su apoyo”: https: //www.gofundme.com/let-naz-in para volver a Estados Unidos, a mi casa, para estar con mi perro, recuperar mi coche, seguir con mi carrera, y mis amigos. Mi historia será muy parecida a otras que dedicaron sus vidas a su sueño – el sueño americano – y cuyas intenciones y vidas dieron un vuelco el viernes sin aviso ni razón”.

Amin Karbasi

Amin, profesor de la Universidad de Yale, contaba en un mensaje en Facebook que hace tres semanas su esposa llevó a su hija recién nacida a Irán, para visitar a sus abuelos por primera vez.

Ahora teme que su esposa e hija no puedan volver.

“Somos residentes permanentes (en Estados Unidos) y mi hijo es ciudadano de los Estados Unidos, pero debido a la orden ejecutiva puede que no se les permita volver a entrar y yo tampoco puedo irme de Estados Unidos porque tal vez me prohíban volver a entrar”, dijo Amin Dijo en un post de Twitter.

“Esta es una situación devastadora para nosotros y espero que se resuelva pronto”.

Mohammed Al Rawi

Mohammed hacía de traductor e intérprete para los periodistas estadounidenses que viajan a Bagdad. Por ello recibió asilo en Estados Unidos.

En un post de Facebook contaba que su padre de 69 años no ha podido ir a en Los Ángeles.

“No entiendo cómo esta [orden ejecutiva de Trump] va a incrementar la seguridad o prevenir el terrorismo”.

“Al Qaeda me atacó a mí, a mi familia, entraron en mi casa, saquearon mis pertenencias, así que soy una víctima del terrorismo y así es como pude venir a los Estados Unidos como refugiado”, aseguraba Mohammed.

“Yo me alegraría de cualquier medida capaz de impedir que un ataque terrorista ocurra en cualquier parte del mundo”.

“Me esfuerzo por entender cómo va a parar esto el problema del terrorismo, pero temo que el resultado sea exactamente el contrario”.

Hablando de cómo su padre, un funcionario jubilado, se sentía después de ser devuelto a su país, añadía: “Estaba muy abatido, muy cansado y triste y sólo quería dormir un poco”.

Fatemeh Shams

La poetisa y escritora Fatemeh cuenta que se vió obligada a marcharse al exilio tras las protestas en torno a las elecciones presidenciales de 2009 en su país natal, Irán.

Después de varios años en el Reino Unido, llegó a Estados Unidos hace apenas un mes y dice que el veto ha dado un vuelco a su vida.

“Todo, incluso mi carrera está ahora en peligro, no puedo ni dormir”, escribió Fatemeh, profesora asistente de literatura persa en la Universidad de Pensilvania.

“Solo por haber nacido en Irán se mee acusa de ser un terrorista y por lo tanto se mee prohíbe vivir una vida normal”.

“Prohibido ver a sus seres queridos”.

“Prohibido viajar (como académico es crucial para poder asistir a conferencias)”.

“Está prohibido ser un ser humano”.