Última hora

Última hora

La ley que ha de permitir activar el brexit se debate en el Parlamento británico

Todo comenzó el 24 de junio de 2016.

Leyendo ahora:

La ley que ha de permitir activar el brexit se debate en el Parlamento británico

Tamaño de texto Aa Aa

Todo comenzó el 24 de junio de 2016. Contra pronóstico, la mayoría de los británicos se pronuncia a favor del brexit, ante la estupefacción de gran parte de Europa.

El Reino Unido anuncia su salida de la Unión Europea, una antigua quimera hecha ahora realidad o casi. Comienzan entonces unas largas y penosas negociaciones entre quien estará encargada de conducir al país hacia la retirada de la UE y sus colegas europeos. Un proceso de divorcio previsto en 2007 por el artículo 50 del Tratado de Lisboa; que estipula, entre otras cosas, que:

“Los Tratados dejarán de aplicarse al Estado del que se trate a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada o, en su defecto, dos años después de la notificación.”

La primera ministra británica, Theresa May anunció desde el principio su intención de activar el artículo 50, aunque pensaba, que podría hacerlo sin pasar por el Parlamento.

“No quiero decir que busquemos una forma de estatus de transición ilimitado, en el cual nos encontremos atrapados para siempre en una especie de purgatorio político permanente. Eso no sería bueno para el Reino Unido, ni tampoco para la UE. Nosotros queremos que se llegue a un acuerdo sobre nuestra futura asociación en cuanto se concluya el proceso del artículo 50”.

Con la decisión del Tribunal Supremo británico, Theresa May sufre un revés político en su lucha por el brexit. El Gobierno de Reino Unido no podrá emprender en solitario el proceso de salida de la Unión Europea, sino que deberá contar con la aprobación del Parlamento.

El Tribunal Supremo consideró inconstitucional que se autorizara al Gobierno retirarse de la Unión sin que esta medida se sometiera a votación en el Parlamento. La votación del proyecto de ley será de todos modos una mera formalidad. El Partido Laborista en la oposición no ha dejado ninguna duda:

“Apoyaremos el artículo 50, lo haremos de forma muy clara. Se trata del resultado del referéndum y tenemos que respetarlo”, asegura Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista.

Un golpe a los parlamentos regionales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte que esperaban ser consultados, opción que finalmente ha rechazado el Supremo británico, y que podría sembrar la semilla de un nuevo referéndum por la independencia de Escocia.

“El hecho de que el Tribunal Supremo no fundamente su decisión en una moción de consentimiento legislativo (la llamada Convención de Sewel), significa que no necesita consultar a los parlamentos de Irlanda del Norte, Gales o Escocia. Eso podría provocar cierta tensión. Y esta decisión puede sembrar la semilla de un segundo referéndum de independencia para Escocia, considera Kathleen Brook, experta del grupo City Index.”

El 62% de los escoceses votó contra el brexit. Y dos años antes, el 55% votaba en contra de la independencia de Escocia.