Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Los robots, a la conquista de los colegios


Sci-tech

Los robots, a la conquista de los colegios

¿Robots como profesores? En el futuro, los autómatas serán una herramienta educativa más, especialmente para enseñar a los niños los conocimientos necesarios en la industria de la alta tecnología, como por ejemplo escribir códigos. Algunos países de Europa, así como Estados Unidos o Australia, ya están realizando pruebas.

En la reciente exposición BETT en Londres, organizada por la Asociación Británica de Proveedores Educativos, empresas especializadas en la concepción de dispositivos electrónicos para la enseñanza, mostraron como preparar a los jóvenes para la nueva era tecnológica.

Quieren acercar la teoría aprendida en el colegio a los conocimientos prácticos requeridos en el mercado, como explica Wong Wei, consejero delegado de Ubtech Education: “En el pasado se enseñaba a los niños conocimientos. Repetían, recitaban de memoria cualquier cosa que el profesor les enseñaba. Hacen muchos exámenes pero no saben sobre nuevas tecnologías. No saben hacerlo con sus propias manos, simplemente memorizan la teoría, pero eso no es útil para la industria, no es útil para el futuro de la civilización”.

La idea es que los niños pongan en práctica lo aprendido de los profesores, por ejemplo en química.

“Cada profesor en cualquier parte del mundo sabe que hay ciertas materias en las que es difícil conectar con los estudiantes. Por ejemplo, está la tabla periódica, un trozo de papel que muestra los diferentes elementos, y como estudiante, tienes que aceptarlo tal cual, porque el profesor no puede demostrártelo”, defiende Sean McDougall, director de Touchable Universe.

Uno de los grandes retos es que los niños se interesen por materias principalmente teóricas. Touchable Universe ha creado un dispositivo que permite aprender mediante el tacto. “En cada clase un treinta por cierto de los niños son lo que llamamos “aprendedores cenestésicos”. Es decir, han nacido de tal forma que aprenden mejor cuando pueden tocar las cosas. Si poder ver y oir es bueno, entonces ver, oír y tocar es aún mejor”, continúa McDougall.

No hay nada mejor que aprender jugando. Por ejemplo con piezas que pueden parecer los típicos ladrillos, pero en realidad contienen todo tipo de elementos de alta tecnología, como sensores, servidores, luces LED y una conexión blue tooth.

Cualquiera puede construir un robot. Los bloques tienen distintos colores para que los niños sepan para que sirven. Por ejemplo, si quieres que algo se mueva, usas uno naranja, porque son los que tienen un motor. Anna Iarotska, cofundadora de Robo Technologies, explica sus ventajas: “Los niños aprenden lo básico de la robótica porque llegan a comprender qué componentes electrónicos necesitan para construir un robot. También aprenden conocimientos básicos de escritura de códigos porque una vez que el robot está construido, para que haga algo, tienen que programarlo con una aplicación”.

Los instrumentos educativos han cambiado rápidamente en los últimos años y se espera que muchas de las tecnologías que empezamos a ver en los colegios se acaben convirtiendo en la norma.

Sin embargo, la utilidad de los robots en la educación estará más determinada por el uso que los educadores decidan hacer de ellos que por la tecnología en sí. Por ejemplo, podrán servir para poner rostro una experiencia de aprendizaje cada vez más digital.

Selección del editor

siguiente artículo
Las granjas del futuro expuestas en la Semana Verde Internacional de Berlín

Sci-tech

Las granjas del futuro expuestas en la Semana Verde Internacional de Berlín