Última hora

Última hora

"El drama de la mutilación genital femenina afecta a niñas cada vez más jóvenes"

Una adolescente de 16 años dio a luz a una niña en la región de Manyara, en Tanzania, el pasado 25 de diciembre.

Leyendo ahora:

"El drama de la mutilación genital femenina afecta a niñas cada vez más jóvenes"

Tamaño de texto Aa Aa

Una adolescente de 16 años dio a luz a una niña en la región de Manyara, en Tanzania, el pasado 25 de diciembre. Cuando el bebé tenía cinco días de edad, su bisabuela, siguiendo la costumbre local, le practicó una ablación del clítoris. La pequeña sufrió una infección y, aunque fue llevada al hospital, falleció poco después. Tanto la madre como la bisabuela han sido detenidas.
 
Este relato de Francis R. Selasini, coordinador ejecutivo de Red Contra la Mutilación Genital Femenina (RCMGF), una ong local que lucha contra la práctica de las ablaciones, ilustra el drama que sufren millones de niñas en África.

Los expertos alertan de que las víctimas son cada vez más jóvenes. Tradicionalmente, la ablación del clítoris se realizaba cuando las niñas tenían entre 10 y 12 años, para “prepararlas para el matrimonio”, pero ahora están siendo lesionadas mucho antes con el objetivo de que padres y verdugos puedan “esquivar a la justicia”, explican desde la RCMGF.

Aunque Tanzania tiene tasas de ablación menores que países como Somalia o Sudán, donde supera el 80% de la población femenina, la mayor parte de las mutilaciones que se practican en Tanzania tienen lugar en la región de Manyara. La ablación del clítoris está prohibida por las autoridades, pero el goteo de “víctimas” que acuden a los hospitales es constante.

 

- “La mayoría de las personas que viven en Manyara son pastores Masáis”, explica Selasini. “Gracias a los cambios en la ley y a las labores de sensibilización sobre los peligros de la mutilación genital, los incidentes están disminuyendo”.
 
Sin embargo, la tradición es más fuerte que la ley en muchos lugares. “Las mujeres mayores son las encargadas de supervisar el ritual y esto les da un estatus social que quieren mantener”. Frente a ellas hay con frecuencia “madres demasiado jóvenes, sin estudios, sin falta de confianza en sí mismas, que no saben qué hacer para proteger sus derechos y los de sus bebés”.
 
La Red Contra la Mutilación Genital Femenina lleva 15 años trabajando con distintas comunidades en las regiones de Kilimanjaro y de Manyara. Su objetivo no se limita a las ablaciones, también combate otras prácticas como el matrimonio infantil o la violencia de género.
  – “Trabajamos para empoderar a las mujeres porque en las sociedades en las que hay altos niveles mutilación genital no tienen poder social ni económico”, explican desde la ong.

La RCMGF brinda apoyo a las niñas que han logrado escapar de la ablación y del matrimonio. Además de proporcionarles alojamiento y escuelas, les ofrece oportunidades de formación profesional para que puedan ganarse la vida y ser independientes.
 
Sus voluntarios también tratan de concienciar del problema a la población masculina. Muchos hombres en Tanzania dicen que la ablación es una práctica tradicional realizada por mujeres en la que ellos no deben interferir. Sin embargo, muchos de ellos son presionados para que se casen solamente con niñas mutiladas. La organización centra su labor de sensibilización en escuelas, líderes comunitarios y líderes religiosos.
  
La región de Manyara tiene la tasa más alta de mutilaciones genitales femeninas de Tanzania. En 2010, el 70,8% de las mujeres y las niñas la habían sufrido, pero se están haciendo progresos y el número ha caído al 58%. El debate está presente escuelas y medios de comunicación, las personas son cada vez más conscientes de sus peligros y de que es ilegal.