Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Pooh, el gato biónico


Sci-tech

Pooh, el gato biónico

Pooh tiene motivos para disfrutar de la vida. Tras perder sus patas traseras, probablemente atropellado, tenía pocas opciones de sobrevivir. Sin embargo, un veterinario de Bulgaria probó algo nuevo, en lugar de la solución habitual de colocarle dos ruedas. Vladislav Zlatinov decidió implantarle patas biónicas de titanio, algo que en Europa solo se había intentado en el Reino Unido.

“¿Cuál es el principal reto con este tipo de cirugía? Diría que es un procedimiento con múltiples retos. Hay muchas cosas que pueden salir mal, incluso ahora que han pasado tres meses. No se trata de una cirugía con resultados inmediatos, sino que es más bien un proceso”, explica el veterinario.

Después de la primera operación con Pooh, Zlatinov realizó otras tres en diferentes gatos. Al no haber implantes comerciales, todo tuvo que hacerse de forma personalizada Tras las operaciones, los gatos cuentan con patas de titanio implantadas en su cuerpo y prótesis externas que actúan como garras al final.

“Si la preparación se realiza bien y la operación también, podemos dar a más pacientes la oportunidad de salvar sus vidas. Si tienen sus extremidades dañadas, ¿por qué no cuidarlos de la mejor manera posible? No hay que dejar que vivan con tres patas, algo que ahora es habitual y esta aceptado. Podemos mejorar el cuidado de los animales”, continúa Zlatinov.

Pooh necesitó seis semanas para recuperarse una vez implantadas sus patas biónicas. Ahora se está acostumbrando, llegando incluso a limpiarlas y tratarlas como si fuesen sus patas de siempre.

Selección del editor

siguiente artículo
Cinco siglos de robots en el Museo de la Ciencia de Londres

Sci-tech

Cinco siglos de robots en el Museo de la Ciencia de Londres