Última hora

Leyendo ahora:

¿Cómo reducir la contaminación acústica en los aeropuertos?


Boarding Pass

¿Cómo reducir la contaminación acústica en los aeropuertos?

En asociación con

Los aviones y los aeropuertos producen aproximadamente el 2% de las emisiones con efecto invernadero. Otro problema medioambiental es la contaminación acústica pese a que, hoy en día, los aviones son un 75% más silenciosos que hace unas décadas. Sin embargo, el tráfico aéreo se ha incrementado desde entonces, es el caso del aeropuerto de Bergamo en Milán.

¿Cómo evitar que la contaminación crezca al mismo ritmo que el tráfico aéreo?

“Para empezar, utilizando toda la capacidad de los aviones. Maximizar la carga y el espacio en los aviones para acoger a más pasajeros y evitar incrementar el número de vuelos. En segundo lugar, renovando la flota. Otra solución es poner en marcha un protocolo para rebajar la contaminación acústica que consiste en diversificar las rutas aéreas evitando las zonas urbanas, esto permitiría reducir el ruido”, explica Paolo De Forza, director mediambiental, SACBO.

La mejor manera de medir la contaminación acústica consiste en colocar micrófonos en las zonas aledañas al aeropuerto. Con estos aparatos podemos configurar un mapa acústico de los aterrizajes y los despegues. Información que, luego, servirá para proponer alternativas a los vuelos demasiado cercanos a las zonas pobladas.

La analista medioambiental, Elena Massoletti (SACBO) asegura que con estos micrófonos pueden captar el ruido producido en cada momento de la trayectoria del avión.

Existen varias alternativas, a la espera de un cambio revolucionario tecnológico con la introducción de nuevos aparatos o carburantes ecológicos, el sector aéreo puede reducir su impronta en el medioambiente optimizando las rutas y las operaciones aéreas.

“A diario llevamos a cabo análisis de datos recolectados para comprender la contaminación aérea. Esos indicadores nos permiten buscar soluciones a este problema en coordinación con las autoridades locales y las comunidades concernidas, explica Paolo De Forza, director mediambiental, SACBO

EUROCONTROL ha demostrado que un aterrizaje o despegue optimizado puede ahorrar entre 50 y 300 litros de keroseno y reducir un quinto de los decibelios emitidos.

La autoridad aérea europea también ha ideado protocolos (Collaborative Environmental Management) para ayudar a los aeropuertos a buscar soluciones medioambientales a través, por ejemplo, de programas de reducción de carbono.

EUROCONTROL ayuda a los aeropuertos a establecer un mapa sobre el impacto de la contaminación que produce el transporte aéreo, a través de programas de análisis de datos.

“Cuando las compañías aéreas, los controladores aéreos y los accionistas trabajan juntos en pos del medioambiente, pueden llegar a un consenso para buscar soluciones basadas en la colaboración”, explida Sharon Mahony, experta en dirección mediambiental en EUROCONTROL.

Selección del editor

siguiente artículo

Boarding Pass

¿Cómo y dónde puedo pilotar un dron?