Última hora

Leyendo ahora:

Alemania cierra 2016 con un nuevo récord en su superávit comercial


Business

Alemania cierra 2016 con un nuevo récord en su superávit comercial

El superávit comercial de la primera economía europea alcanzó en 2016 252.900 millones de euros, encandenando así tres años consecutivos de récord histórico.

Gracias al aumento de los ingresos fiscales, el empleo, y los bajos costes de la deuda, el incremento del superávit fue el más elevado desde la reunificación.

Ese mismo año, el PIB alemán creció un 1,9 %, imponiéndose así sobre la media de la zona euro, Reino Unido y de la mayor economía del mundo.

El mayor gasto de los hogares y del Estado, que está dedicando un gran esfuerzo para integrar a cientos de miles de inmigrantes, han sido determinantes para que el crecimiento económico ganase su mayor impulso en cinco años.

Las autoridades, no obstante, prefieren quitarle mérito a los números, y se muestran cautelosas ante lo que pueda pasar:

“El superávit es un superávit federal y tenemos que que vigilar muy de cerca cuánto es el seguro de desempleo, y cuánto el seguro de pensiones.También hay que tener en cuenta la situación de cada uno de los estados federales alemanes y los distritos. Una vez descontado esto, cuando se llega al presupuesto federal, el superávit es muy modesto”, ha señalado la canciller alemana, Angela Merkel.

El Bundesbank alemán, algo más optimista, espera que la buena racha continúe este año y que el tropiezo que sufrieron las exportaciones germanas el pasado diciembre, se quede solo en eso, en un bache:

“La economía alemana muestra una utilización de la capacidad perceptiblemente superior a la de la zona del euro, por tanto sigue en buen estado. Y gracias a la saludable demanda interna, el empleo despidió el año con un nuevo récord histórico”, manifestó el presidente de Bundesbank, Jens Weidmann.

De momento se desconoce, cuánto del dinero extra se gastará en infraestructuras y si finalmente, el pueblo alemán será recompensado tras un largo periodo de tipos de interés cercanos a cero. Pero según los expertos, las políticas del nuevo presidente estadounidense siembran incertidumbre:

“El proteccionismo es lo que más preocupa, sobre todo, cómo puede afectar al empleo en las exportadoras alemanas. Ahora, para muchos la mayor incertidumbre sería la seguridad en sus puestos de trabajo”, según Rolf Bürkl, analista del Instituto de Nuremberg.

El ‘brexit’, la crisis de refugiados y el auge de los populismos son otros frentes a los que se enfrenta Alemania en el año de las elecciones que podrían llevar a Merkel a un cuarto mandato, tras 11 años en el cargo.