Última hora

Leyendo ahora:

Biotestamento en Italia: "Los políticos prefieren lavarse las manos y rehusan este tema"


Italia

Biotestamento en Italia: "Los políticos prefieren lavarse las manos y rehusan este tema"

Entrevista a Filomena Gallo, miembro del Partido Radical italiano y secretaria de Luca Coscioni, una asociación para la Libertad de la Investigación Científica.

Debora Gandini, periodista del equipo italiano de Euronews: ¿En qué estadio se encuentra la ley sobre el el biotestamento en Italia?

Filomena Gallo: “Estaba prevista un sesión parlamentaria sobre la ley, este lunes, en el Parlamento y ha vuelto a ser pospuesta para la semana que viene, entonces será discutida en la Cámara de los Diputados.”

Debora Gandini:¿A qué se debe este retraso? ¿por qué esta batalla jurídica se encuentra estancada?

Filomena Gallo: “Desafortunadamente, creo que falta voluntad política para llegar a un acuerdo sobre una ley que respete el deseo de los ciudadanos sobre la asistencia médica al final de la vida. En la mayoría de los casos es el juez el que decide si se suspenden los cuidados médicos o la sedación.”

Debora Gandini: ¿Van a defender a Marco Cappato? Ha dicho que va a autodenunciarse. En Italia, podría ser acusado de haber acompañado a Fabiano para que se sometiera al “suicidio asistido”.

Filomena Gallo: “Podría ser condenado a 12 años de prisión por desobediencia civil. Vamos a defenderle por todas las vías, aunque, ante todo, su gesto es un mensaje al Parlamento. Sabemos, según los sondeos, que los ciudadanos italianos van por delante de la Cámara. Los políticos prefieren lavarse las manos y rehusan tratar este tipo de temas.”

Debora Gandini: ¿Quién tiene la culpa de retardar la ley sobre el biotestamento?

Filomena Gallo: “No podemos ignorar que nuestro país es católico y que el Vaticano se encuentra en Italia aunque tenemos que recordar que la Constitución define a Italia como un país laico. Pedimos que se respete realmente la laicidad, las libertades cívicas y que ningún enfermo deba irse a otro país para que se respete su voluntad, la de poder decir: “voy a dormir hasta el final sin sufrir”. Creo que los parlamentarios italianos deben sentirse culpables por retardar cuestiones tan importantes como éstas.”