Última hora

Jarro de agua fría para unos, alegría para otros

Un clamoroso error a la hora de anunciar la ganadora de la estatuilla a la mejor película marcó a fuego una edición de los Óscar que, hasta ese chocante colofón, estuvo trufada de las esperadas críticas de Hollywood al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Nadie contaba con el ya inolvidable final en el que Faye Dunaway y Warren Beatty proclamaron como vencedora al musical La La Land cuando en realidad la ganadora era Moonlight. Se montó un auténtico lío sobre el escenario, todo un esperpento y en minutos se pasó de la exultante alegría de los productores de La La Land, que ya habían comenzado sus discursos, a la estupefacción e incredulidad del público justo antes de que el equipo de Moonlight recibiera su premio.

Irónicamente, el director español Paco Plaza apostilló “En los Goya lo hicimos antes”.

Pese al equívoco final el hecho es que La La Land obtuvo seis estatuillas.



Este año ha triunfado la diversidad

El año pasado fueron tomadas en cuenta las críticas a la ausencia de actores negros entre los premiados, algo que incluso recogió la revista del espectáculo Variety.

Este año fueron nominados seis actores negros, todo un record en la contabilidad de los Oscar; y dos actores negros tienen ya su estatuilla. Además recibió el prenio al mejor guión adaptado Moonlight, todo un poema lírico contado en tres actos sobre la adolescencia de un joven negro y homosexual, fué el gran premio de la noche.

Mahershala Ali se convirtió en el primer musulmán en ganar un Oscar por su papel secundario en Moonlight y Viola Davis triunfó en la categoría de mejor actriz de reparto.



No hay huída de Donald Trump

Los pronósticos se cumplieron y durante las casi cuatro horas que duró la gala se escucharon los dardos a Trump de un acertado e inspirado Jimmy Kimmel como maestro de ceremonias, y de artistas como Barry Jenkins o el mexicano Gael García Bernal.
El anfitrión de los Oscar Jimmy Kimmel parodió la reacción de Trump en la ceremonia de anoche: “De todos los grandes actores aquí en Hollywood, uno en particular ha resistido la prueba del tiempo para sus muchas actuaciones aburridas y subestimadas”, bromeó. “Meryl Streep ha protagonizado ás de 50 películas en el curso de su mediocre carrera. Esta es la vigésima nominación al Oscar de Meryl”.

Kimmel, refiriéndose al hecho de que Trump usa Twitter compulsivamente, dijo que le preocupaba que el presidente de Estados Unidos no hubiera twitteado nada sobre la gala.



Respuesta a las medidas traumáticas de Trump

Fueron varios los actores que exhibieron con orgullo cintas azules en apoyo de la Unión Americana de Libertades Civiles que está en lucha para que las restricciones migratorias de Trump queden definitivamente anuladas.

El director iraní Asghar Farhadi, ausente en la gala para protestar contra Trump, indicó en un comunicado leído tras su victoria al Óscar a la mejor película extranjer por The Salesman que lamentaba no estar en Los Ángeles, pero señaló que lo hizo “por respeto” a los siete países “ofendidos por la ley inhumana que prohíbe la entrada de inmigrantes a Estados Unidos”.



Lagerfeld le aguó la fiesta a Meryl Streep

Meryl Streep acusó al diseñador Karl Lagerfeld de aguarle la fiesta por haberle acusado falsamente de cobrar por llevar su vestido en la alfombra roja.

Lagerfeld aseguró que Streep decidió no usar un vestido de Chanel porque cobraba por llevar otro.

La actriz no solo lo negó sino que además no aceptó las disculpas de Lagerfeld, que le parecieron insuficientes insuficientes. El diseñador alemán califico de “malentendido” todo el cotilleo y dijo lamentar las consecuencias.