Última hora

Leyendo ahora:

El internet de las cosas, como símbolo de la evolución de la industria del móvil


economía

El internet de las cosas, como símbolo de la evolución de la industria del móvil

El internet de las cosas preside más que nunca el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, como evolución para las compañías tecnológicas del sector. Es el caso del chino Huawei que presentó un nuevo reloj conectado que no necesita de un teléfono móvil inteligente para funcionar. Aunque el finlandés HMD resucita el Nokia 3310 porque también hay público para un móvil que solo sirva para hablar sin estar conectado.

“Yo diría que es un proyecto que casi nos sale del corazón porque está muy relacionado con esta industria”, confiesa el responsable para España y Portugal de HMD, Luis Peixe. “Es uno de los aparatos que más ha vendido en la historia de los móviles. Y esta es una nueva versión de este producto”.

En cuanto a los objetos que sí están conectados, la estrella este año es el vehículo sin conductor. Los fabricantes clásicos se han unido a las empresas de alta tecnología y los operadores para presentar sus proyectos. Se calcula que en 2017, se venderán en el mundo 441 millones de objetos conectados: 123 millones más que el año pasado. Otra cosa son las incertidumbres sobre los peligros del pirateo informático, la fiabilidad de las conexiones y los dilemas éticos y jurídicos que se plantearán en el futuro.

“Podemos hablar o ponernos en contacto con nuestra casa inteligente mientras conducimos”, destaca este responsable de la compañía Bosch Interaction Design, Steffen Hess. “Por ejemplo, si hemos dejado la ventana abierta y se acerca un temporal, la misma casa puede informarnos de ello. Y, desde el mismo coche, puedo sugerir que se cierre la ventana”.

“El lema de esta edición del Mobile World Congress está claro: todo conectado”, explica la enviada especial de Euroness al congreso, Cristina Giner. “Y es que se espera que, para 2020, haya más de cincuenta millones de objetos conectados a internet. El internet de las cosas no solo se aplica a vehículos como este, también a la casa, a la salud, a la industria o a las ciudades”.

economía

La venta de habanos sigue aumentando, a la espera del fin del embargo estadounidense