Última hora

Última hora

Goggia la "ninja italiana de las nieves" bate dos veces a Vonn en Jeaongseon

Bienvenidos a Gravity.

Leyendo ahora:

Goggia la "ninja italiana de las nieves" bate dos veces a Vonn en Jeaongseon

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a Gravity.

Antes de aterrizar en Corea del Sur, Sofia Goggia, había alcanzado muchos honores en las pistas pero nunca una prueba de la Copa del Mundo. La italiana ha corregido esta anomalía de su palmarés, no una sino dos veces, en su camino hacia los próximos Juegos Olímpicos de Invierno.

La conocida como “la ninja italiana de las nieves” tras su triunfo en el descenso, se ha impuesto también el supergigante en la pista surcoreana de Jeaongseon. Un triunfo mayúsculo, teniendo en cuenta el tremendo nivel de sus rivales en esta especialidad.

La hazaña de Goggia no es menor. Ha subido al podio en once ocasiones esta temporada, un nuevo récord de su país. Además ha situado a las italianas al frente de la clasificación provisional por equipos.

A sólo cuatro centésimas quedó la estadounidense, Lindsey Vonn. La esquiadora de Colorado que volvió en enero a la competición tras superar una lesión, cruzó la línea de meta viendo como la italiana, que la había superado la víspera en el descenso, volvía a ser la mejor en el Supergigante.

Tercera plaza para la eslovena Ilka Stuhec, que entró a 51 centésimas de la italiana. Stuhec tiene ahora una ligera ventaja para conseguir el Globo de Cristal de la especialidad cuando falta por disputarse sólo el Supergigante de Aspen, dentro de dos semanas, para cerrar la temporada.

Worley y Pinturault hablan de sus secretos para el gigante

La próxima carrera en el calendario del gigante, será el eslalon de Squaw Valley, el viernes con Tessa Worley que puede asegurarse el Globo de Cristal de la especialidad. En categoría masculina, ningún suspense. Alexis Pinturault no puede alcanzar a Marcel Hirscher. Veamos cuáles son los secretos de un buen esquiador de gigante.

“Creo que en el gigante, todo es cuestión de ritmo. Hay que encadenar las curvas lo más limpiamente y, no sólo eso, hay que hacerlo de la forma más eficaz posible, intentar encadenar las curvas desde la salida hasta la meta. Si uno consigue hacer esto, normalmente, no se pierde tiempo y se pasan todas las puertas muy rápidamente”, dice Tessa Worley.

“Para ser bueno en el gigante, hay que ser explosivo porque esto nos permite reducir el radio de las curvas. También hay que tener una resistencia física relativamente importante porque las mangas cada vez son más largas, pueden durar hasta un minuto y medio. Hay que hacerlo dos veces así que se trata de echar el bofe” (como se dice coloquialmente), explica Pinturault.

Michael, otro campeón en la familia Matt

En la familia Matt, conocíamos a Mario, Campeón Olímpico en Sochi y dos veces Campeón del Mundo de eslalon. Su hermano pequeño, Michael, sigue su estela estrenando su palmarés en Kranjska Gora.

Michael Matt, a sus 23 años, se impuso en el eslalon, su primer gran éxito en una prueba de la Copa del Mundo. Esquió muy bien, tan bien que pudo superar a los grandes favoritos como el italiano, Stefano Gross que fue segundo, y el alemán Félix Neureuther.

Aunque el gran triunfador de este fin de semana ha sido su compatriota Marcel Hirscher. Ganó el gigante para asegurarse matemáticamente su sexto gran Globo de Cristal consecutivo en la Copa del Mundo de esquí alpino, y tuvo suficiente con ser cuarto en el eslalon de Kranjska Gora para conseguir el título de esta especialidad.

¿Se acuerdan de Jure Kosir, un profeta en su tierra?

Qué mejor recompensa puede tener un esquiador que ganar en su propia casa. Y si no que se lo pregunten a Jure Kosir, que ganó el slalon de Kranjska Gora, su hogar, en 1999.

Campeón del Mundo junior en el Supergigante, Jure Kosir, empieza a brillar pronto como un gran especialista del eslalon. En la temporada 1994-95 logra para Eslovenia, que acaba de conseguir su independencia, su primera victoria en la Copa del Mundo, en Madonna di Campiglio. Luego llegaría en bronce en los Juegos Olímpicos de Lillehammer.

Cinco años más tarde, el 6 de enero de 1999, con el dorsal número 1 a sus espaldas tras imponerse en la primera manga, toma la salida en Kranjska Gora. Kosir cruza la línea de meta con veintiséis centésimas de ventaja sobre el Campeón Olímpico Thomas Stangassinger. Una victoria indescriptible.

Les esperamos el domingo que viene para nuestro penúltimo Gravity de la temporada. Como es habitual les dejamos con las imágenes más bellas del fin de semana.

Todavía tienen tiempo para esquiar.