Última hora

Última hora

Gran Slam de Bakú: cinco oros, cinco nacionalidades

Bakú, ciudad que organizará el campeonato mundial de Judo en 2018, es el escenario este fin de semana del segundo Gran Slam de la temporada.

Leyendo ahora:

Gran Slam de Bakú: cinco oros, cinco nacionalidades

Tamaño de texto Aa Aa

Bakú, ciudad que organizará el campeonato mundial de Judo en 2018, es el escenario este fin de semana del segundo Gran Slam de la temporada.

La capital de Azerbaiyán albergó este viernes cinco finales, todas, con campeones de distinta nacionalidad.

En la categoría masculina de -60 kg, el judoca japonés Toru Shishime, número 29 del mundo, se colgó la medalla de oro al batir en la última ronda al uzbeco Mukhriddin Tilovov, inesperado finalista. Shishime logró la victoria gracias a dos waza-aris.

En la categoría de -66 kg, la gloria fue para el israelí Tal Flicker. Su duelo frente al japonés Tomofumi Takajo terminó por decidirse en el tiempo extra, ya que ambos terminaron los cuatro minutos reglamentarios con un shido cada uno. Flicker, selló el triunfo gracias a un shido por pasividad señalado a su rival.

En el cuadro femenino, en la categoría de -52 kg, la final tuvo como protagonistas a dos judocas llamadas a hacerse un nombre en este deporte. Se trata de la húngara Reka Pupp y la rumana Larisa Florian de 20 y 21 años respectivamente.

Florian, marcó el ritmo desde los instantes iniciales del combate y termino colgándose el oro gracias a un waza-ari por uchi-mata.

Es el primer triunfo en un Gran Slam para la rumana, que se mostró así de exultante: “Es fantástico, tenía muchas ganas de ganar una medalla en un Gran Slam, y la primera es la que hace más ilusión. Es increíble,” declaró Florian.

Y debut soñado en un Gran Slam de la judoca brasileña Stefannie Arissa Koyama en la categoría más ligera, la de 48 kg.

Koyama, que nunca antes había disputado una competición tan importante, batió, nada más ni nada menos, a la cabeza de serie, la serbia Milica Nikolic. La joven judoca de origen japonés, logró la medalla de oro con dos waza-aris.

Las dos medallas de bronce en esta categoría fueron para las israelíes, Shira Rishony y Noa Minsker.

Y finalmente en -57 kg, no hubo sorpresas. La gran favorita, la judoca de Taipéi Chen-Ling Lien, demostró por qué partía como cabeza de serie en Bakú. Lien derrotó en la final a la serbia Jovana Rogic por waza-ari convierténdose de esta manera en la primera judoca orignaria de Taipéi que gana una medalla de oro en un Gran Slam de judo.

Este sábado la competición sigue, con la disputa de cuatro finales más.