Última hora

El frío encuentro entre Trump y Merkel copa titulares en Alemania

Ni sonrisas, ni miradas cómplices, ni siquiera un gesto amistoso.

Leyendo ahora:

El frío encuentro entre Trump y Merkel copa titulares en Alemania

Tamaño de texto Aa Aa

Ni sonrisas, ni miradas cómplices, ni siquiera un gesto amistoso. Pocas veces el lenguaje corporal ha sido tan explícito como durante el frío encuentro que mantuvieron en el Despacho Oval Donald Trump y Angela Merkel. “¿Nos damos la mano?”, preguntó la canciller alemana. El presidente estadounidense, mirando hacia otro lado, la ignoró.

Toda la prensa alemana comenta este sábado el ambiente gélido entre los dos dirigentes. “Sonrisa valiente. No los mejores amigos”, dice un tuit de la televisión pública alemana ZDF.

Las críticas llueven sobre Trump por su mal gesto al no dar la mano a Merkel.

“Algunos hombres se sienten amenazados por una mujer poderosa, otros no” dice otro tuit, comparando lo ocurrido con la buena relación que la canciller mantenía con Obama.

Durante la rueda de prensa, una periodista alemana preguntó a Merkel si no le preocupaba el aislacionismo del presidente estadounidense, y a Trump, por qué le inquietaba la pluralidad informativa, denunciaba supuestas noticias falsas y decía cosas que no podía demostrar, como que Obama ordenó escuchas telefónicas. En la sala se instaló durante largos segundos un silencio incómodo. La canciller, vacilante, no sabía cómo salir del aprieto. “Debería ir yo primero”, acabó por decir Trump, antes de responder:

“Agradable y amistosa reportera, yo soy un hombre de negocios, un hombre de negocios justo, que quiere lo mejor para todo el mundo, pero no soy un aislacionista en absoluto. Así que no sé qué periódico lee usted, pero temo que debe ser otro ejemplo de lo que usted denomina noticias falsas”.

Trump remató el encuentro señalando que al menos tenía una cosa en común con Merkel, las escuchas telefónicas de la anterior administración estadounidense. Después, se subió al avión para pasar otro fin de semana con su familia en Mar-a-Lago, su residencia en Florida, que ya es conocida como la “Casa Blanca del Sur”.