Última hora

Leyendo ahora:

Tejidos teñidos con el mínimo de agua posible


futuris

Tejidos teñidos con el mínimo de agua posible

En la empresa UTEXBEL, las telas son tejidas, evaluadas, enrolladas, cepilladas, blanquedas, teñidas, secadas y enderezadas. El agua está presente en casi todas estas etapas. Un proceso que requiere una media de 350 millones de litros de agua anuales.

“Usamos 80 litros de agua por cada kilo de tejido. El agua es utilizada en el proceso de blanqueo, luego, en la coloración y el posterior teñido para que el color no desaparezca puesto que el color es poco estable. Al final, el agua resultante contiene muchos colorantes y es muy ácida. Tenemos que neutralizar primero esta acidez para, luego, evacuar el agua que dirigimos a una planta de tratamiento municipal”, explica Jan Morel, director de mantenimiento de UTEXBEL.

El proceso de filtración del agua contaminada es extremadamente oneroso. Un coste también medioambiental para el que están buscando soluciones. La dirección de la fábrica trabaja con un grupo de científicos europeos en un proyecto de reciclaje que sea, a su vez, económicamente asequible.

Para ello, han diseñado una unidad de depuración piloto. El proceso de reciclaje se divide en dos partes. Primero, a través de la denominada electro-coagulación, se eliminan los colorantes. En segundo lugar, a través del proceso de ósmosis inversa, se filtran las sales.

“Primero entran en juego unas membranas de auto-filtración con las que separamos todas las pequeñas partículas y otras sustancias. Luego, entramos en la segunda fase denominada, ósmosis inversa, que absorbe las sales y el resto de sustancias. Al final del día, obtenemos un agua liberada de todos los colorantes, totalmente limpia, sin nada, ni siquiera las sales. Si tenemos en cuenta que el proceso comenzó con este agua sucia con todo tipo de colorantes, el resultado es esto, vea el producto inicial”, comenta Eric Van Sonsbeek, ingeniero químico de ECOLORO.

Cada etapa es sometida a controles muy estrictos para evaluar la eficacia de los diferentes procesos de filtración.

“Podemos decir que todos los productos químicos y colorantes han sido extraídos, bueno, entre un 93% y un 96%. Los colorantes han sido filtrados en un 100% a lo largo de este proceso”, explica Mert Can, ingeniero de ECOLORO.

La unidad piloto va a servir de modelo para la construcción de una mayor que pueda ser utilizada a escala industrial. El objetivo es fabricar un circuito cerrado en el que el agua es constantemente reciclada y reutilizada.

“Si conseguimos una tecnología capaz de reducir el consumo de agua en un 75% o más, sería un gran alivio para el presupuesto de la empresa. Además, reduciríamos el nivel de desechos enviados a la depuradora municipal y todo lo que ello implica debido a la incompatibilidad entre el agua que enviamos y las otras aguas residuales que recibe la planta de tratamiento de la ciudad. De esta manera aumentaríamos la capacidad de depuración de las instalaciones públicas”, explica Andreas Ten Cate, ingeniero químico y coordinador del proyecto ISPT/ECWRTI.

Los científicos implicados en este proyecto confían en aumentar, también, la competitividad del sector textil en Europa que emplea a 1,6 millones de personas.

Selección del editor

siguiente artículo
Un robot que ayuda a los niños con diabetes

futuris

Un robot que ayuda a los niños con diabetes