Última hora

Una canadiense gana el premio al mejor profesor del mundo

Maggie McDonnell trabaja desde hace seis años con la comunidad esquimal en la remota aldea de Salluit, en el Ártico canadiense.

Leyendo ahora:

Una canadiense gana el premio al mejor profesor del mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Una profesora canadiense ha ganado el Global Teacher Prize. Maggie McDonnell enseña desde hace seis años en la escuela Ikusik de Salluit, un remoto lugar no muy lejos del Ártico dónde en invierno se alcanzan menos 25 grados bajo cero.

Se ocupa de niños marginados y con problemas. Entre sus alumnos, los embarazos no deseados y el suicido alcanzan unos niveles preocupantes. En dos años ha visto como diez estudiantes se quitaban la vida.

“Mi sueño es poder trabajar con mis estudiantes utilizando un programa de adminsitración medioambiental”, explica McDonnel, “que permita a los jóvenes reconectarse a sus tradiciones culturales. Por eso me interesa tanto el trabajo de la Fundación Varkey”.

Este año el forum sobre la educación ha decidido involucrar mucho más a los participantes, sean profesores o estudiantes, con menos debates y más talleres, menos teoría y más práctica. La fundación pretende así incentivar la creatividad y la imaginación entre el profesorado.

Los diez profesores clasificados para la fase final del Global Teacher Prize utilizan métodos innovadores de enseñanza, lejos de la estructura tradicional de un aula, con sillas y pupitres, donde el maestro habla y sus alumnos escuchan.

El Global Teacher Prize, o galardón al mejor profesor del mundo, está dotado con un premio de un millón de dólares. Entre los diez finalistas también había un español, David Calle, que se ocupa de dar clases particulares a más de 700.000 alumnos a través de un novedoso método online.