Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

La odisea barroca de Rolando Villazón


musica

La odisea barroca de Rolando Villazón

En asociación con

La mezzo-soprano checa, Magdalena Kožená, gran especialista de este repertorio, encarna a Penélope:

“Cuando comencé a estudiar al personaje y lo interpreté por primera vez, me dije: hum, es un poco cansino porque no deja de lamentarse por la ausencia de su marido desde hace 20 años. Ahora que ha vuelto, ni siquiera le reconoce pese a que todo el mundo le dice que es él (…)En esta obra, ella acaba reconociéndole por supuesto.”

“Cuando comienza a masacrar a todos los pretendientes, ella se dice:no es él, no es el marido que conocí hace 20 años. Entonces, el personaje se vuelve más interesante”, continúa Kožená.

Rolando Villazón encarna a Ulises. La odisea barroca del tenor franco-mejicano comenzó hace 12 años con Monteverdi a petición de Emmanuel Haïm que dirigía la orquesta. Villazón nos relata su primer encuentro:

“Al principio me dije: no, ese repertorio no es para mí. Luego, ella me habló de la poesía de la época, del compositor y tocó algunas obras con su clavecín. Media hora después me preguntó: ¿bueno qué? y le respondí: a los cinco minutos te habría dicho que sí incluso si me hubieras pedido cantar heavy metal.”

“Monteverdi, es muy teatral. Cantado es muy monótono, no demasiado interesante. Hay que interpretar, jugar con la voz”, explica Villazón.

“Existen, no sé si lo hemos conseguimos pero, existen esos sonidos que si se tratara de otro repertorio no utilizaríamos. Si la partitura lo exige, si el drama lo requiere, entonces, cantamos de esta manera. Hay que ir en búsqueda de esos sonidos.”

Otra de las particularidades de esta obra es que está dirigida por dos mujeres. Al lado de Emmanuelle Haïm, Mariame Clément cuida todos los detalles de una puesta en escena ingeniosa donde se intercalan las referencias contemporáneas y antiguas, el humor y el drama.

“Es la primera vez que he estado dirigida por dos mujeres y la experiencia me ha gustado enormemente”, revela Magdalena Kožená.

“El papel de este personaje femenino adquiere todo su significado. También, la comprensión con la que esa mujer envejece esperando a su marido”, matiza Kožená.

“Interpretar este papel ha sido una experiencia extremadamente apacible y constructiva, no es el caso siempre en las producciones operísticas (…) Hemos vivido momentos muy bonitos. Creo que la ópera debería ser siempre así”, finaliza Kožená.

Selección del editor

siguiente artículo
La Ópera de Montecarlo rescata el Tannhaüser de Wagner en francés

musica

La Ópera de Montecarlo rescata el Tannhaüser de Wagner en francés