Última hora

Leyendo ahora:

Carlos "el Chacal", el Ben Laden de su época


Francia

Carlos "el Chacal", el Ben Laden de su época

Aún desafiante pese a su edad y a 17 años de cárcel, en estas imágenes el venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos el Chacal tenía 62 años y comparecía ante la justicia francesa por los atentados perpetrados en Francia a principios de los 80 que causaron 11 muertos y cerca de 200 heridos.

Entre ellos, el de la calle Marbeuf en abril de 1982. La explosión de un coche bomba frente a la sede del periódico El Watan Al Arabi dejó un muerto y 63 heridos. El mes anterior, una bomba acabó con la vida de 5 personas e hirió a 77 a bordo del tren París-Toulouse.
 
El 31 de del año siguiente, Francia volvió a estar de luto por un doble atentado: el primero contra el tren de alta velocidad Marsella-París, y el segundo en la estación Saint-Charles de Marsella. Cinco personas murieron en los ataques y 50 resultaron heridas.

Carlos nunca ha confesado ni negado estos crímenes. Apodado el Chacal, fue el Osama ben Laden de su época, según John Follain, su biógrafo: “Creo que representa una era pasada del terrorismo internacional cuando la causa principal, era la llamada causa palestina y por supuesto el marxismo. Creo que el terrorismo ha evolucionado tanto que ahora representa una voz solitaria en el desierto, una voz bastante pasada de moda.”

Nacido en Caracas en 1949, Ilich Ramírez Sánchez eligió Carlos como nombre de guerra en 1973, cuando se sumó al Frente Popular de Liberación de Palestina. En enero de 1975, tuvieron lugar dos atentados con bazocas en el aeropuerto de Orly, cerca de París. Los objetivos eran aviones de la compañía israelí El Ai. Las operaciones, que fracasaron, fueron atribuidas a Carlos.

Su principal acción, la que le convirtió en icono de los revolucionarios árabes y de la extrema izquierda, fue la operación contra la sede de la OPEP el 21 de diciembre de 1975 en Viena. Carlos y cinco cómplices secuestraron a 66 personas, entre ellas, 11 ministros del petróleo.
Tras varios días de negociaciones, el comando liberó a 50 rehenes y puso rumbo a Argelia, donde liberó a los ministros y obtuvo asilo político. La operación costó la vida a tres personas.

Pero Carlos tuvo que rendir cuentas en Francia. Detenido por policías franceses en Sudán en agosto de 1994, fue condenado tres años después a cadena perpétua por el asesinato en 1975 en París, de dos policías y su confidente.

Alemania

Berlín abre una investigación sobre las sospechas de espionaje turco