Última hora

Visita de Hogar Social, la nueva ultraderecha española

Euronews entra en la sede del grupo ultraderechista Hogar Social Madrid horas antes de que sea desalojada por la policía.

Leyendo ahora:

Visita de Hogar Social, la nueva ultraderecha española

Tamaño de texto Aa Aa

Euronews entra en la sede del grupo ultraderechista Hogar Social Madrid horas antes de que sea desalojada por la policía. Surgida en plena crisis económica, la organización no descarta dar el salto a la política.

Las puertas acaban de abrirse. Son las 12.30 del mediodía. Decenas de personas empiezan a entrar y salir de un palacete abandonado en pleno centro de Madrid arrastrando carros y bolsas de la compra. Algunas inician tímidas conversaciones, pero la mayoría permanece en silencio, con la mirada perdida, esperando su turno. El reparto gratuito de alimentos se realiza de forma lenta pero ordenada. Hoy pasarán por aquí casi cien personas, familias castigadas por la crisis económica con otro nexo en común: todas son españolas, en la sede de la organización Hogar Social Madrid (HSM) no se aceptan extranjeros.

Este grupo de apenas dos años de vida es la imagen de la nueva ultraderecha en España, aunque ellos prefieren llamarse a sí mismos ‘patriotas’. “Si quieres a tu país tienes que ayudar a tu gente”, explica Melisa Domínguez Ruiz, 28 años y la cara más visible del movimiento. Desde 2014 han ocupado cinco edificios en la ciudad para llevar a cabo lo que califican de “obra social”. En todas las ocasiones han terminado siendo desalojados por la policía. La última, esta misma semana, solo horas después de que Euronews pudiera entrar en el destartalado edificio, donde los muros desvencijados contrastaban con los coches de alta gama aparcados en el recinto y propiedad de algunos miembros de HSM. En el interior, universitarios, madres de familia, pequeños empresarios, procuradores y algún cabeza rapada.

“Ocupamos edificios para acoger a personas que han sido desahuciadas, tenemos un servicio jurídico gratuito y también realizamos acciones reivindicativas”, explica Domínguez.


Melisa Domínguez Ruiz

Manifestaciones como la realizada frente a la mayor mezquita de Madrid tras los atentados en Bruselas en 2016 o cuando intentaron reventar una concentración pro refugiados sirios a principios de este año. La portavoz de Hogar Social niega, sin embargo, que sean un grupo anti-musulmán o anti-inmigración: “Nosotros ayudamos a españoles, pero si viene un extranjero hablamos con él y le indicamos qué ONG pueden asistirle, qué documentos tienen que presentar, etc”. Pero apenas media hora después de estas palabras, un hombre de nacionalidad rumana se acerca hasta la puerta principal del edificio para solicitar comida. Dos miembros de la organización le cortan el paso con un tajante “aquí no puedes entrar”. No hay más explicaciones.

(El artículo continúa bajo las imágenes)

Algunos de los suministros para los pobres de Madrid… siempre que sean españoles


De hecho, en las protestas de HSM es fácil leer pancartas con lemas como “Multiculturalidad, inseguridad”. El discurso xenófobo se confirma también cuando se pregunta por Marine Le Pen: “Coincido con ella en su postura sobre la inmigración y el islamismo radical”, declara Domínguez. Aun así, el Frente Nacional francés no es el espejo en el que prefiere mirarse, “me gusta más la línea de acción social de Amanecer Dorado o de Casa Pound. Yo creo que es fundamental estar en la calle, donde está la gente”, afirma en referencia a los movimientos ultraderechistas griego e italiano.

Sin entrar en política y, según aseguran, financiándose únicamente con pequeñas donaciones y la venta de camisetas han conseguido más peso mediático que cualquier otro grupo de extrema derecha surgido en España en los últimos años. Otra peculiaridad es que no se muestran como nostálgicos del franquismo, evitando cualquier símbolo que recuerde a la dictadura… al menos, en público: muchas de las puertas del último edificio ocupado estaban decoradas con imágenes y alusiones a Francisco Franco.
Los integrantes de Hogar Social no son los primeros en España en establecer el vínculo inmigración-delincuencia, antes ya lo hicieron dirigentes locales del gobernante Partido Popular, pero su portavoz está convencida de que han “conseguido normalizar este debate” en un país en el que la extrema derecha sigue siendo minoritaria. “Hay muchos factores que explican por qué es un fenómeno limitado: el peso histórico de la dictadura, que nos hayamos convertido hace relativamente poco en un país receptor de inmigrantes o que la erosión de los grandes partidos se haya producido más tarde que en otras partes de Europa”, explica el politólogo Xavier Casals.

¿Y el futuro? Según el experto, “estamos asistiendo a un rediseño del mapa político y este discurso centrado en inmigración y seguridad ciudadana podría tener un potencial atractivo. Pero hacer un pronóstico de lo que podría ocurrir es muy arriesgado”. En Hogar Social dicen estar seguros de que su peso solo irá en aumento: “Cada vez tenemos más respaldo, más personas que vienen a las manifestaciones y que nos apoyan en las redes sociales”, asegura su portavoz. La organización no descarta terminar dando el salto a la política, pero ahora su prioridad es ocupar un nuevo edificio que les sirva de sede. “En estos momentos estamos en la fase de crear tejido social, el resto irá llegando”, concluye Domínguez.

Estela Celada para euronews.