Última hora

Leyendo ahora:

La cultura del selfie y sus antepasados


Cult

La cultura del selfie y sus antepasados

La Galería londoniense Saatchi explora la historia del autorretrato de los últimos 5 siglos, de Rembrant a van Gogh pasando por Frida Kahlo, clásicos junto a obras de creadores contemporáneos cohabitan al lado de selfies que se han convertido en iconos de la era digital.

“Durante siglos, hemos compartido retratos que, ahora, se han convertido en un fenómeno de masas. También, disponemos de la tecnología que lo permite a través de los teléfonos inteligentes que todos llevamos encima. Esas fotografías son algo más que fotografías puesto que retratan nuestro entorno; son documentos que tienen un valor para nosotros; que son bellos en la medida en que retratan una experiencia, ese es, quizás, el aspecto más impotante. Esas imágenes pueden llevarnos a una mirada introspectiva y externa a la vez”, explica el comisario de la exposición Nigel Hurst

Elegir el mejor selfie del mundo es como perderse en el plumaje tornasolado de un pavo real, sin embargo, entre los 14 000 selfies seleccionados en la competición abierta por la Galería Saatchi hubo un ganador: “The Substitue” de la colección Holiday de la artista británica Dawn Wolley. Con la emergencia de los móviles inteligentes, el selfie como expresión artística está al alcance de todos.

“¿Qué papel juegan la fotografía y el móvil en la autoexpresión? Podemos preguntarnos qué es la autoexpresión en sí. No se trata tan solo de fotografía por la fotografía, ¿qué pretendemos realmente? el selfie es una herramienta muy poderosa que permite que la gente pueda expresarme de maneras nuevas muy interesantes con un gesto rompedor, más activo que en el pasado”, comenta Andrew Garrity, director de Marketing de Huawei.

El artista y educador Daniel Rozin propone instalaciones interactivas en las que el expectador es invitado a jugar un papel en la creación de la obra de arte: “Cuando miras una de mis fotografías, no ves necesariamente tu imagen, no ves tus arrugas, están un poco idealizadas.”

En otra instalación de Rozin, mil borlas en blanco y negro proyectan con ayuda de un motor, la silueta del fotografiado.

El artista colombiano Juan Pablo Echeverri muestra una obra que comenzó a mediados de los 90. Durante 15 años acopió miles de autorretratos tomados desde un photomaton, una rutina diaria que, hoy en día, practican muchas personas y que ha servido a Echeverri para reflejar su visión del mundo:

“Si hace ocho años le hubieras dicho a alguien que trabajas haciendo autorretratos sobre ti, no lo habría entendido, la reacción habría sido algo así como: “!qué, sobre tí!, no lo habría pillado. Mientras que, ocho años después, la respuesta hubiera sido: !ah, selfies! Creo que esta exposición es genial porque permite reunir todos estos autorretratos que nos llevan a plantearnos la cuestión de: ¿cuál es la diferencia entre un autorretrato y un selfie?”

Hasta el 30 de mayo, la galería Saatchi de Londres explora en la exposición “From Selfie to Self-Expression” (Del selfi a la autoexpresión), la naturaleza artística de los autorretratos. Un evento en el que colabora la empresa HUAWEI.

Selección del editor

siguiente artículo
El cantante Ed Sheeran avasalla en las listas de éxitos con Divide

Cult

El cantante Ed Sheeran avasalla en las listas de éxitos con Divide