Última hora

Leyendo ahora:

San Petersburgo, una ciudad herida y triste tras el atentado


Rusia

San Petersburgo, una ciudad herida y triste tras el atentado

San Petersburgo es una ciudad herida y triste, que intenta a duras penas recuperar el pulso. Las banderas ondean a media asta en señal de duelo, las autoridades han decretado tres días de luto, mientras los supervivientes del atentado en el metro tratan de dominar su miedo relatando, como este joven, la pesadilla que vivieron:

“Yo ocupé un asiento vacío y dos de mis amigos se quedaron de pie a mi lado. Cuando estábamos en el túnel hubo como un fogonazo a mi izquierda (…) Algo cayó sobre mí, como un foco que quemaba. Les dije a mis amigos que se tiraran al suelo y se cubrieran la cabeza. Fue realmente espantoso y lo más terrible fue pensar que podía haber otra explosión. El pánico empezó a cundir entre la gente”

A pesar de las medidas de seguridad reforzadas, este martes por la mañana la estación de Sennaya, una de las afectadas por el atentado, volvió a cerrar por un aviso de bomba. “¿Qué le pasa a la gente? Esto es una atrocidad. Es inconcebible. Tendrían que ser castigados”, se lamenta una mujer a la que las lágrimas apenas dejan hablar.