Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

¿Cómo funciona la cooperación aérea entre Marruecos y Europa?


Boarding Pass

¿Cómo funciona la cooperación aérea entre Marruecos y Europa?

“Nos encontramos en el aeropuerto internacional de Casablanca, en Marruecos. Cada día, entre 150 y 200 vuelos procedentes o con destino a Europa utilizan estas pistas”, explica el periodista de Euronews, Julián López Gómez.

Casablanca es el principal aeropuerto de los 19 que hay en Marruecos. El año pasado, 8 millones de pasajeros pasaron por aquí. Muchos con destino o procedentes de Europa.

Marruecos fue el cuarto destino en número de vuelos procedentes de aeropuertos europeos, tras los Estados Unidos, Rusia y Emiratos Árabes Unidos.

También se ha convertido en el primer país no europeo en integrar la estructura de intercambio de información de EUROCONTROL, la «Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea».

“El tráfico aéreo entre Europa y Marruecos es muy importante. Nuestro espacio aéreo es utilizado por los vuelos procedentes de Europa con destino a las Islas Canarias, América Latina y el África subsahariana. Marruecos actúa de puente entre Europa y el continente africano, por eso, garantizamos la seguridad del espacio aéreo entre Marruecos y el mundo con los mismos estándares, seguridad y fluidez que en Europa”, explica Zouhair Mohamed el Aoufir, director ejecutivo de la Autoridad Aeroportuaria de Marruecos.

En este centro de control de Casablanca se supervisan una media de 1 000 vuelos al día.

Los expertos de EUROCONTROL están presentes, aquí, para coordinar junto a sus colegas marroquíes el flujo de trabajo y el intercambio de datos necesarios para asegurar el funcionamiento correcto del tráfico aéreo.

“Si ocurre un disfuncionamiento en Europa, para nosotros, es importante estar informados sobre quién llega de fuera del espacio europeo para así poder coordinarnos con las otras regiones y los estados adjacentes que pueden sufrir las consecuencias de ese disfuncionamiento: retrasos o dificultades para operar con ciertos aeropuertos. Puede que tengamos, también, que alertar a un operador aéreo sobre el cierre de un aeropuerto y que tenga que transferir el vuelo hacia otro aeropuerto. Este tipo de problemáticas incumben tanto a las aerolíneas como al sistema de control aéreo”, explica Joe Sultana, director de redes de EUROCONTROL.

Interconectividad entre los aeropuertos que irá en aumento puesto que, según las proyecciónes realizadas, en las próximas décadas, solo el 11% de los vuelos europeos serán intercontinentales.

Un panorama que requerirá una mayor colaboración entre las regiones del mundo.

“Con este sistema de trabajo mejoramos la gestión del cada vez más congestionado espacio aéreo y así nos estaríamos preparando para el futuro. Si no nos adaptáramos ahora, en los próximos 15 o 20 años, para 2025, puede que el tráfico aéreo ascienda hasta un millón de vuelos al año que no podrían circular a causa de la congestión. Todo el mundo podrá beneficiarse de este sistema. La propuesta de un espacio aéreo único europeo va en ese sentido”, dice Henrik Hololei, director general de DG Move, de la Comisión Europea.

En 2016, el volumen del tráfico aéreo entre Europa y el resto de regiones del mundo rondó los 1,8 millones de vuelos.

Selección del editor

siguiente artículo
Vuelos militares y civiles bajo la misma óptica

Boarding Pass

Vuelos militares y civiles bajo la misma óptica