Última hora

Leyendo ahora:

La realidad del ‘millennial’ europeo en la cultura del miedo a la inversión


Mundo

La realidad del ‘millennial’ europeo en la cultura del miedo a la inversión

Se ha producido una devaluación del espíritu emprendedor Europeo en los últimos años a raíz de la sucesión de problemas económicos en diferentes países de la Comunidad Europea.

Aquellos nacidos entre 1981 y 1995, prácticamente se han incorporado al mercado laboral en plena decadencia de las expectativas de trabajo. Sin embargo, ahora que parece la actividad económica vuelve a recuperar el pulso, nadie parece plantearse qué pasó con aquellos jóvenes a los que se les llegó a apodar ‘la generación de sueños rotos’: Los Millennials.

Ya en 2013, Europa contaba con el mismo número aproximado de start-ups, incubadoras o similares per cápita que Estados Unidos, según Eduardo Salido, economista especializado en innovación para Telefónica. Pero el dato curioso, es que en torno al 80% de estas, fueron creadas a partir de 2007. A pesar de que estas cifras no revelan necesariamente que el porcentaje de empresas que superan la inversión seed y ronda A — fases iniciales de inversión en un proyecto— sean las mismas que en EEUU, sí sirve para argumentar el valor del emprendedor joven europeo y calibrar su peso en la economía de la Unión Europea.

Además, si añadimos a esto el valor de los proyectos de carácter transnacional que se llevan a cabo en Europa, podemos destacar la alta participación de países que han sufrido la crisis económica. Según las últimas estadísticas del programa Erasmus para Jóvenes Emprendedores, una iniciativa de la Comisión Europea para alcanzar los objetivos referidos al emprendimiento joven del Europe 2020 Growth and Jobs Strategy, Italia representa el primer país en número de nuevos emprendedores formando parte del programa, seguido por España y Rumanía. Este proyecto, financia estancias de entre 1 y 6 meses en varios países de la Unión Europea y permite a nuevos emprendedores entrar en contacto con ‘emprendedores de acogida’, para luego llevar a cabo su propia empresa.


ep!c>labs, start-up española

Silvia Sarria, co-fundadora de Innogate to Europe, uno de los organismos intermedios españoles suscrito a este programa y que permiten el intercambio con y desde España nos comentaba en una entrevista que más de la mitad de los emprendedores con los que trabajan entran en contacto con ellos en una fase posterior al estudio, es decir, cuando ya se han decidido a crear la empresa. “Los inversores privados financian un porcentaje muy pequeño de empresas nuevas respecto al número total de empresas creadas. Además, la financiación pública suele estar sujeta a un número de requisitos- relacionados con resultados – que una empresa recién creada no puede cumplir. Por eso, nosotros preferimos entrar en contacto con futuros emprendedores a través de lo que llamamos ‘agentes multiplicadores’ –universidades, cámaras de comercio, viveros de empresas- para ofrecerles esta experiencia y que puedan nutrirse de cómo se hacen las cosas en una empresa ya lanzada.”

Alfonso Peletier, fundador y CEO de ep!c>labs, start-up española que proporciona soluciones innovadoras de software para otras start-ups o empresas en fase de transformación digital, insiste en que la mayoría de las empresas a las que da soporte en España están formadas en más del 90% por profesionales de esta generación. Es el caso de Relendo plataforma de alquiler a particulares, o Kibugreen, que se encuentra en fase de prototipado para lanzar ‘KIVI’ al Mercado, una ‘maceta inteligente’ que permitirá el seguimiento remoto de las necesidades de la planta a través de una aplicación móvil. En ambos casos, el 100% del equipo de ambas empresas lo forman millennials. “La relación entre jefe y empleado se ha vuelto casi horizontal. Pero en cuanto a la inversión privada, en Europa sigue habiendo cierta aversión a la inversión-riesgo y muchas trabas burocráticas para acceder a los fondos de financiación pública”, apunta Borja Uría, CEO de Kibugreen.


Román González (izq.) and Borja Uría (dere.), fundadores de Kibugreen. Fuente: Borja Uría

Sin embargo, esta ‘generación de sueños rotos’ emprende más y con mejores resultados que la generación ‘baby boom’, según el último Informe Global sobre Emprendedores del Banco BNP Paribas, uno de los principales bancos Europeos con sede en Francia. En el estudio, en el cual el 47% de la muestra refleja el esfuerzo de los emprendedores europeos y tan solo el 14 % se refiere al emprendimiento estadounidense, se pone de manifiesto que los millennials reciben un beneficio del 43% más que la generación anterior y emprenden cerca de cuatro veces más que esta. Además, las mujeres ganan protagonismo en el nuevo panorama laboral y superan a los hombres en los dos sectores en los que más se emprende: venta al por menor y servicios a terceros.

Aún con todo, a día de hoy parece que insistimos en que nuestros jóvenes siguen dormidos, pero la realidad es que los datos muestran que Estados Unidos, China y Alemania siguen siendo los mercados más atractivos para emprender.

Y mientras esto siga así, la cultura de la inversión-riesgo en Europa permanecerá estancada y seguirá siendo más fácil tachar al europeo de pusilánime y ensalzar la figura del emprendedor estadounidense que apostar por proyectos innovadores europeos.

Patricia Charro Herrera para Euronews.

Fotos: ep!c>labs y Kibugreen