Última hora

Leyendo ahora:

Turquía: el Sí y el No queman sus últimos cartuchos antes del referéndum


Turquía

Turquía: el Sí y el No queman sus últimos cartuchos antes del referéndum

Incertidumbre en Turquía en vísperas del referéndum constitucional del domingo. La mayoría de los sondeos dan el triunfo al Sí, con entre un 51% o un 52% de los votos. Sin embargo, otros otorgan una ajustada victoria al No.

Desde Konya, en el centro del país, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha centrado su discurso en la lucha contra los “enemigos extranjeros”, a la vez que ha arremetido contra la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), criticando su informe. La OSCE, observadora de la consulta, dice que el proceso se está llevando a cabo bajo el estado de emergencia, con “las libertades fundamentales restringidas” y “miles de ciudadanos detenidos o despedidos, incluidos funcionarios, jueces, periodistas y miembros de la oposición”.

“La OSCE dice que si gana el Sí, eso significa que hay muchos problemas. ¿Por quién se toma? Para empezar, debe saber cuál es su lugar. No tiene nada que hacer aquí”, ha declarado Erdogan.

Durante toda la campaña, la oposición turca ha criticado la falta de equilibrio, ya que todas las televisiones sólo transmiten en directo los discursos de Erdogan, a favor del Sí a la reforma constitucional para otorgar más poderes al presidente turco.

La cabeza más visible del campo del No es el líder del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kiliçdaroglu.

“Vamos a proteger la República juntos No nos adentremos en una aventura que destruya nuestra República. No nos juguemos el futuro de nuestros amados hijos. No sacrifiquemos la oportunidad de tener igualdad de oportunidades e igualdad ante la justicia”, ha dicho Kiliçdaroglu, desde Estambul.

Todo apunta a que los ultranacionalistas, que se oponen a cualquier concesión a favor de los kurdos, van a tener un papel fundamental en el referéndum del domingo. Erdogan se ha visto obligado a negar querer transformar Turquía en un Estado federal, para tranquilizar a sus aliados del partido de la derecha ultranacionalista (MHP).