Última hora

La vida de Laurence Cornara dió un vuelco el 26 de junio de 2015, cuando Hervé, su marido, fue víctima de un terrorista. El empresario fue decapitado por uno de sus empleados en su fábrica de Saint-Quentin Fallavier, cerca de Lyon. Yassin Salhi, vinculado al movimiento salafista, envió fotos de su macabara puesta en escena a yihadistas en Siria.

Laurence Cornara : “He leído el Corán para intentar comprender. No hay que hacer amalgamas, pero Dáesh y sus secuaces son monstruos. ¿Cómo erradicarlos? Para mí, no hay muchas soluciones. Hay que arrasarlos”.

La muerte de Hervé Cornara se suma a las de las otras 237 víctimas del terrorismo yihadista en suelo francés entre 2015 y 2016.
El país nunca había sufrido ataques de semejante envergadura. Brutalmente, el terrorismo se ha convertido en una realidad tangible.

“La amenaza de los atentados planea sobre nuestras cabezas de manera inconsciente, pero innegablemente, está ahí”, nos cuenta una mujer. Otra habla de objetivos concretos: “En un momento, dice, todo el mundo hablaba del centro comercial de la Part-Dieu como objetivo fácil, porque hay mucha gente, mucho tránsito”.

Desde los atentados, las autoridades ordenaron el despliegue de 7000 militares en el marco de la operación Centinela y adoptaron otras medidas excepcionales. El estado de emergencia ha sido prolongado por quinta vez hasta el 15 de julio. La estrategia de lucha contra Dáesh merma la libertad de los franceses.

Euronews: “Después de cada atentado, surgen eslóganes como “no tenemos miedo”, pero lo cierto es que los franceses tienen que habituarse a vivir con el riesgo de que se produzca un nuevo atentado, en cualquier lugar, y en cualquier momento. Pero los atentados de enero de 2015 desencadenaron otra reacción: una unidad inédita. El eslógan Yo soy Charlie reunió a cuatro millones de personas en una manifestación histórica el 11 de enero. Sin embargo, el espíritu del movimiento “Yo soy Charlie” no ha durado. La tentación de la islamofobia se acentúa en la sociedad francesa, más dividida que nunca sobre el Islam”.

Marwan Mohammed es sociólogo del CNRS: “Hay una parte de la sociedad francesa fragilizada, que ya tenía problemas para establecer una cohesión, y los atentados han reforzado esa dificultad”.

En junio, entre 4 000 y 5 000 musulmanes rindieron homenaje a la pareja de policías asesinados en Magnanville. Pero pese a esta manifestación de una amplitud inédita hasta entonces, las autoridades religiosas siguen escuchando con mucha frecuencia voces acusando a la comunidad musulmana de permanecer silenciosa en demasiadas ocasiones.

Abdelaziz El Jahouari, secretario general del Consejo de las Instituciones musulmanas de Yvelines: “No queremos que nos endosen actos criminales cometidos en nombre del Islam, pero al mismo tiempo, al menos frente a una parte de la sociedad, la comunidad musulmana tiene la impresión de tener que justificarse”.

Tras los atentados de enero, los actos de islamofobia se multiplicaron en Francia. El Gobierno constató a finales de 2015 un aumento del 223% con respecto al año precedente. Pero ese fenómeno no se reprodujo tras los atentados de París y Niza, según Marwan Mohammed:

“Hay dos hipótesis señala Marwan Mohammed; una es optimista: los franceses han sabido distinguir entre el uso de la violencia por parte de grupos que dicen seguir el Islam y la presencia musulmana. Hay otra hipótesis mucho menos optimista: el apoyo de las leyes y de candidatos favorables a rechazar a una parte de la población musulmana”.

El populista Frente Nacional despunta en los sondeos. Aunque el terrorismo no está en el centro de la campaña, ¿pesará la sombra de Dáesh en el resultado de las elecciones?

Laurence Alexandrowicz, Euronews: ¿Cree que los actos terroristas van a repercutir en las urnas?

Marwan Mohammed, sociólogo del CNRS: “La lucha contra el terrorismo no está en el centro de la campaña. El hecho de que el Gobierno de Hollande haya tomado medidas bastante drásticas contra el terrorismo, muy enfocadas a la seguridad como el Estado de emergencia, su prolongación, una reducción de las libertades, un aumento de los medios antiterroristas, la evocación de la posibilidad de retirar la nacionalidad a los franceses binacionales, es también una manera de cortar la hierba bajo los pies de propuestas contrarias”.

Euronews: “Daesh esperaba que hubiese una guerra civil entre los franceses. ¿Ha errado su objetivo?”

Marwan Mohammed: “No se puede hablar de derrota total de todos los que nos quieren poner a los unos contra los otros, antagonizar a la sociedad francesa, Daesh incluido. Y eso tanto si hablamos de grupos terroristas como de movimientos políticos de extrema derecha cuyo objetivo es excluir o expulsar a parte de la población. Sin embargo, lo que se deduce de los sondeos es que las opiniones desfavorables a la presencia musulmana, que están en un nivel bastante elevado desde hace años, no han cambiado radicalmente por los atentados que han sacudido a la sociedad francesa recientemente”.