Última hora

Leyendo ahora:

Macron-Le Pen: librecambio frente a proteccionismo


Business

Macron-Le Pen: librecambio frente a proteccionismo

A nivel económico, como en casi todo, el programa de los dos finalistas a las presidenciales francesas Emmanuel Macron y Marine Le Pen están en las antípodas. El primero se abre al mundo y sus cambios, y la segunda se cierra ante los peligros que conlleva.

Los tres elementos básicos que les enfrentan son el mantenimiento o la salida del euro; el libre comercio o el proteccionismo; y esa globalización que se interpreta como una oportunidad o un motivo de amenaza.

De hecho, Le Pen se posiciona en este sentido en la misma línea que el nuevo presidente estadounidense Donald Trump. O, aun más cerca, con los que llevaron a hacer triunfar el ‘brexit’ en el referéndum británico.

“El euro ha muerto”, sentenció ya la líder ultraderechista el año 2011 antes de su primera candidatura al año siguiente. “No ha aportado lo que se esperaba de él. Es así. Y no pasa nada. Debemos aceptarlo”.

Para una mayoría de franceses y la misma patronal Medef esta salida de la moneda única aun les produce un rechazo importante.

Le Pen no parece nada preocupada por respetar los compromisos del pacto presupuestario de Bruselas. Hasta 2022, no prevé descender sustancialmente del tres por ciento de déficit público. Aunque la candidata asegura un crecimiento del dos y medio para ese año. Y sus medidas más polémicas se refieren al diez por ciento de cargas impositivas para los contratos a extrajeros, incluidos los comunitarios, y un tres por ciento de aranceles a todas las importaciones.

En el polo opuesto, Macron defiende un modelo social-liberal y proeuropeo. Y sus medidas pretenden reducir las cargas patronales y los salarios al tiempo que los gastos del Estado.

“Nosotros protegeremos a los individuos, pero tenemos que ser una tierra de libertad para la innovación y la creación porque está en nuestro ADN”, manifestó Macron en un mitin de campaña en Lyon.

En el caso de Macron, sí se compromete a respetar a la regla europea del tres por ciento desde el primer año. A las empresas, el candidato centrista promete rebajar el impuesto de sociedades al 25 por ciento. Y recortar el gasto público en sesenta mil millones de euros. Generando una mayor actividad, el objetivo es disminuir el paro del diez por ciento actual al siete por ciento.

Aunque Macron puede tener también enemigos en la izquierda ya que, cuando era ministro de Economía con el Gobierno socialista, sufrió la protesta de los sindicatos sobre su ley de competitivad en los servicios.