Última hora

Última hora

Aprender a vivir con la amenaza terrorista

París, Niza, Bruselas, Berlín, Estocolmo y Londres han sido golpeados por el terrorismo en los últimos 18 meses.

Leyendo ahora:

Aprender a vivir con la amenaza terrorista

Tamaño de texto Aa Aa

París, Niza, Bruselas, Berlín, Estocolmo y Londres han sido golpeados por el terrorismo en los últimos 18 meses. Ataques llevados a cabo con camiones lanzados contra viandantes, tiroteos indiscriminados o ataques con cuchillo. Un fenómeno cada vez más común sin que, por ahora, se sepa determinar un perfil de los potenciales terroristas.

Reducirlo a hombres jóvenes marginalizados que han ido acumulando odio es, sin duda, una conclusión incompleta como lo es también ceñirse a extremistas con un largo historial. Los terroristas proceden de diferentes horizontes y actúan de diferentes maneras, este es quizás, el principal problemas a la hora de intentar interceptarlos a tiempo.

Los expertos en terrorismo coinciden en algo: la cárcel es un terreno fértil para potenciales terroristas. Allí, se radicalizan adoptando, en ocasiones, versiones extremas del islam.

Valerie Zabriskie ha viajado a Londres donde ha entrevistado a Usman Raja quién cree, según sus propias palabras, que la radicalización no se combate hablando sino con acciones prácticas tanto dentro como fuera de prisión.

El riesgo cero no existe cuando se trata de terrorismo

Según los expertos, en Francia la amenaza está muy presente. Ciertos suburbios con un alto porcentaje de gente que no vota están en el punto de mira por el número creciente de candidatos que se enrolan en las filas del grupo Estado Islámico.

Francia que hoy vive en estado de emergencia es, como otros países europeos, una democracia en la que, para los ciudadanos, es inaceptable que las autoridades les vigilen continuamente. Sin embargo, en el imaginario colectivo, la gente no parece tener otro alternativa que vivir con la amenaza terrorista. Valerie Gauriat nos cuenta más.