Última hora

Última hora

Cinco enseñanzas de las presidenciales en Francia

Francia sigue profundamente dividida Emmanuel Macron ha ganado las elecciones con un 66,1% de los votos, lo que sugiere a simple vista que el ex banquero tiene un amplio apoyo en todo el…

Leyendo ahora:

Cinco enseñanzas de las presidenciales en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Francia sigue profundamente dividida

Emmanuel Macron ha ganado las elecciones con un 66,1% de los votos, lo que sugiere a simple vista que el ex banquero tiene un amplio apoyo en todo el país. Lo que no muestra, es el porcentaje de personas que decidieron abtenerse o votar en blanco.

Una cuarta parte de los franceses inscritos en los colegios electorales optó por no votar. Esta es la tasa de abstención más alta en Francia desde 1969.

Los expertos destacan que la victoria de Macron refleja sobre todo el voto contra Marine Le Pen. Votar por Macron, para muchos fue votar contra el Frente Nacional (FN).

Pero también hay quienes sienten que no estaban representados por ningún candidato o partido. Dorit Geva, experta en política francesa de la Universidad Central Europea, habla de una profunda división en Francia.

Hay dos Francias antagónicas, opuestas e incompatibles. Si trazamos una línea diagonal en el mapa desde el noreste del Hexágono hasta el sudoeste francés, se observa claramente. La zona de la izquierda es lepenista, la que queda al otro lado es mayoritariamente macronista.

Bruselas no debería alegrarse demasiado

A principios de año, tras la elección de Donald Trump y unos meses después del referéndum sobre el Brexit, parecía que una oleada de populismo conservador estaba a punto de alzarse en el corazón de Europa.

Geert Wilders y Marine Le Pen presentaban elevados porcentajes en las encuestas antes de las elecciones en Holanda y Francia.

Pero después de las victorias de Rutte y ahora de Macron, Bruselas puede respirar con alivio o preocuparse un poco menos por el futuro de la Unión.

Sin embargo, en la primera vuelta, los candidatos anti-UE, Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon, lograron el 40 por ciento de los votos.

“Una de las grandes revelaciones de estas elecciones en Francia es que los franceses votaron por populismos, pero también votaron por Europa”, prosigue Dorit Geva, de la Universidad Central Europea.

“Incluso si el 40% del electorado votó por candidatos populistas como Marine Le Pen o Jean-Luc Mélénchon en la primera vuelta, esos mismos candidatos suavizaron sus mensajes antieuropeos a medida que se aproximaba el día de la votación.”

Al elegir un presidente proeuropeo, los votantes franceses nos están diciendo algo importante sobre el estado de ánimo político actual: “Los ciudadanos quieren un país fuerte y eficaz. Quieren formar parte de Europa y temen las consecuencias de un amargo divorcio al estilo Brexit.”

Sin embargo, Bruselas no debería celebrarlo demasiado rápido. Los franceses quieren que la UE sea reformada a fondo.

Simon Usherwood, experto en euroscepticismo de la Universidad de Surrey, lo advierte así: “La UE puede estar contenta con Macron a la cabeza de Francia, ya que significa un problema menos. Además representa una perspectiva favorable, después de los cinco años de la presidencia de François Hollande. Sin embargo, se corre el riesgo de que esto se considere como un problema resuelto, cuando en realidad hay mucha desilusión en el país. Cualquier tropiezo de Macron sólo fortalecerá la mano de Le Pen, sea cual sea el resultado de las elecciones legislativas”.

La lucha acaba de empezar para Macron

Tras pulverizar el bipartidismo en la primera vuelta, es probable que Macron tenga dificultades para llevar a cabo cualquiera de sus reformas sin un sólido apoyo del parlamento. Francia tendrá sus elecciones legislativas en junio, pero el nuevo movimiento político de Macron, En Marche!, es tan reciente que nunca ha presentado candidatos en las elecciones.

Hay mucha preocupación respecto a cómo podrá gobernar fuera de los partidos principales. Quizá este líder sin partido sea capaz de lograr una coalición que le permita gobernar.

Los expertos vaticinan que con el impulso de la elección presidencial habrá probablemente diversas deserciones tanto del partido de Los Republicanos, como de la formación socialista hacia el movimiento En Marche!, en las próximas elecciones de junio. Y Macron logrará así suficiente apoyos en el Parlamento.

Aunque también puede ocurrir lo contrario, esto es, que las fuerzas de oposición se movilicen para estar también representadas en el Parlamento.

“El programa de Macron todavía está en el aire “, considera Usherwood. “Ahora necesita una mayoría de trabajo en la Asamblea Nacional y eso le va a resultar mucho más difícil.

Todo dependerá de cuántos apoyos de centro-izquierda y centro-derecha pueda atraer hacia él para reforzar su movimiento, En Marche!.

A partir de ese momento, y solo entonces, podrá elaborar un programa viable, concluye Simon Usherwood: “Los puntos clave serán la reforma de la economía y del trabajo y otras cuestiones de justicia social que están en la raíz del malestar actual “.

¿Volverá la amenaza de Le Pen?

Nigel Farage, uno de los ideólogos del Brexit, considera que el euroescepticismo ha dado un enorme salto adelante durante la campaña electoral francesa y predice que Le Pen volverá en 2022 para ganar la presidencia.

Los analistas dicen que si Macron no hace las reformas necesarias en Francia entonces Le Pen – si no es Marine, será Marion Maréchal – tendrá pista libre en cinco años.

Le Pen declaró el domingo que el Frente Nacional será revisado completamente e incluso podría cambiar de nombre.

Según Jean-Marie Le Pen, la campaña presidencial fue minada por las propuestas de dejar el euro y salir de la Unión Europea, lo que sugiere que el Frente Nacional podrían moderar las ideas que más han asustado a los franceses, para volver a la palestra en cinco años.

“Aunque los globalistas han ganado hoy, no significa que los populistas no puedan ganar mañana”, dice Daniele Antonucci, economista de Morgan Stanley.

Por otra parte, Dorit Geva, hace hincapié en los resultados de las legislativas del próximo mes de junio, además de las posibles luchas intestinas en el seno del partido.

“Marine Le Pen se enfrentará a importantes críticas”, señala esta experta, y prosigue: “A pesar de los esfuerzos durante años por cambiar la imagen del partido, su pésimo resultado durante el debate presidencial televisado ha sido un golpe irreparable para su reputación.”

“Hoy en día solo hay dos miembros del Frente Nacional en el Parlamento. A partir de junio, cuando sean elegidos más miembros del Frente Nacional en la Asamblea Nacional, el grupo parlamentario se convertirá en un importante foco de poder, no sólo dentro del Gobierno francés, sino también dentro del propio Frente Nacional. Entonces, podríamos ver cómo disminuye la influencia de la familia Le Pen dentro del partido.”

“O, al revés. Si Marion Maréchal Le Pen, sobrina de Marine Le Pen, es reelegida a la Asamblea Nacional, su importancia dentro del partido podría crecer aún más. De cualquier manera, podemos esperar que el Frente Nacional experimente un amargo período de luchas por el liderazgo y otros cambios de estrategia”.

El Brexit podría haber sido mucho más duro

Theresa May fue una de las primeras en brindar por el éxito de Emmanuel Macron. May le dirigió una “calurosa felicitación” a través de Twitter. A parte de bromas, la primera ministra británica podría imaginar unas negociaciones del Brexit mucho más sencillas con Le Pen en el Palacio del Elíseo.

Macron aseguró a Channel 4 News antes de las elecciones, que sería inflexible con las negociaciones del Brexit para preservar el resto de la Unión Europea y no dar una imagen de facilidad a otros aspirantes que quieran dejar la UE.

“No es un castigo. Es una cuestión de coherencia. Cuando decides marcharte, dejas de tener el pasaporte y el acceso al mercado único.”