Última hora

Las legislativas de junio, próxima batalla de Macron

Las presidenciales francesas han terminado, pero el país sigue en pleno centro de la actualidad; en junio se celebran elecciones legislativas, la primera prueba de fuego para el recién elegido…

Leyendo ahora:

Las legislativas de junio, próxima batalla de Macron

Tamaño de texto Aa Aa

Las presidenciales francesas han terminado, pero el país sigue en pleno centro de la actualidad; en junio se celebran elecciones legislativas, la primera prueba de fuego para el recién elegido presidente. Emmanuel Macron necesita mayoría parlamentaria para formar gobierno.

Nabila Ramadani, comentarista política y periodista: “Efectivamente, el primer reto que tiene por delante Macron es asegurarse una mayoría suficiente en el Parlamento para gobernar y aplicar las reformas prometidas durante la campaña. Es consciente de que Francia tiene problemas institucionales y estructurales muy enraizados”.

De acuerdo con la Constitución francesa, el presidente es el encargado de elegir primer ministro, que una vez designado, procede a la distribución de carteras entre los ministrables, por regla general, ideológicamente afines al partido o movimiento político del presidente.

Las legislativas de junio pueden dar paso a al menos tres escenarios diferentes: si Macron obtiene la mayoría absoluta en el Parlamento, podrá promulgar sin trabas sus políticas favorables a Europa y económicamente liberales. En el caso de que su movimiento sea el que tiene más diputados pero sin llegar a la mayoría, su margen de maniobra se estrecharía considerablemente y se vería obligado a forjar alianzas. La tercera posibilidad es que se enfrente a una mayoría hostil en la cámara baja del Hemiciclo y se vea obligado a nombrar un primer ministro no afín. Macron tendría que resignarse a la famosa cohabitación. O lo que es lo mismo, tendría las manos atadas frente a la oposición.

Francia ya ha conocido 3 períodos de cohabitación. Políticamente es una situación compleja. Los analistas coinciden en que la experiencia pasada muestra que en ocasiones, el país puede verse rehén del fuego cruzado entre las partes. Para evitar esa posibilidad, el equipo de Macron multiplica las iniciativas para conseguir una victoria holgada, pero según recientes sondeos el 61% de la población no quiere que el movimiento En Marcha tenga mayoría parlamentaria.