Última hora

Cristianos llegados de todo el mundo, especialmente de Europa y Latinoamérica, han abarrotado el recinto principal del santuario luso de Fátima, donde esperaron la llegada del papa Francisco.

Francisco estará pocas horas en Fátima y no habrá visitas oficiales a Lisboa, ni discursos a las autoridades.

Es la primera vez que el pontífice acude al centro de peregrinación de referencia de Portugal, en la pequeña localidad de Fátima, a poco más de 100 kilómetros al norte de Lisboa.

Desde primera hora de la mañana, todos los accesos al santuario se encontraban colapsados por la gran cantidad de turismos y de autobuses que han ido llegando. En muchos de ellos viajaron decenas de feligreses españoles, la mayoría organizados en excursiones parroquiales de todo el país. De Venezuela, Colombia, Brasil, Guatemala o Paraguay también han viajado gran cantidad de seguidores de la Virgen.

A pesar de la lluvia que no ha dejado de caer, los exteriores del santuario se mantuvieron abarrotados de autocaravanas y de tiendas de campaña de cientos de peregrinos que han pasado la noche junto a la basílica para poder situarse bien a la llegada de Francisco.

En total, las autoridades esperan la llegada a Fátima de un millón de peregrinos de todo el mundo entre el viernes y el sábado. Entre los monumentos más fotografiados de la jornada, destaca el Corazón de Francisco, una estatua inaugurada hace tan solo dos días junto al santuario que acapara las miradas de todos los que van llegando al lugar.

Para garantizar la seguridad del acto, en los alrededores del santuario se han desplegado seis mil agentes de diversos cuerpos que, por ahora, no han tenido que hacer frente a ningún tipo de incidente.

Más No Comment