Última hora

Última hora

La victoria de Macron en Francia hace soñar al partido español Ciudadanos

La noche de la segunda vuelta de las elecciones francesas el partido español de Ciudadanos invitó a los seguidores de Emmanuel Macron a su sede en Madrid para seguir los…

Leyendo ahora:

La victoria de Macron en Francia hace soñar al partido español Ciudadanos

Tamaño de texto Aa Aa

La noche de la segunda vuelta de las elecciones francesas el partido español de Ciudadanos invitó a los seguidores de Emmanuel Macron a su sede en Madrid para seguir los resultados. Había banderas españolas y francesas y el emblema azul con estrellas de la Unión Europea. Y cuando se anunció la victoria del candidato francés, los miembros de la formación española ño celebraron como si fuera suyo.

Ciudadanos nació en Cataluña en 2006, pero saltó a la política nacional en 2015, un año después de cosechar medio millón de votos y dos eurodiputados en las elecciones europeas. Desde entonces, la formación ha logrado ser decisiva en regiones como Andalucía y Madrid, y ha conservado 32 escaños en el Parlamento español tras dos elecciones fallidas extremadamente polarizadas.

Al igual que el movimiento En Marcha de Emmanuel Macron, Ciudadanos gira alrededor de su líder, Albert Rivera, un abogado, antiguo empleado de banca, nacido en Barcelona hace 37 años. Joven, guapo y liberal. Campeón de clubs de debate, excelente nadador. Labró su reputación defendiendo la unidad de España frente a los nacionalistas catalanes en el ‘Parlament’. Europeísta. Defiende una mayor flexibilidad de la economía y las relaciones laborales sin renunciar al estado de bienestar y un aparato estatal más delgado para prevenir la corrupción y el nepotismo y potenciar el emprendimiento.
Ciudadanos ha sido calificado por sus adversarios como la marca blanca del Partido Popular de Mariano Rajoy. Como Macron, Rivera ha sido acusado de ser el candidato de los bancos y el Ibex-35. Se les ha criticado por carecer de ideología. Pero la formación ha sabido convertir su supuesta debilidad en su principal fortaleza: la política sin banderas. La nueva política en contraposición a los viejos partidos alineados en el eje izquierda-derecha.
En un panorama político muy fragmentado, Ciudadanos ha facilitado la gobernabilidad pactando tanto con socialistas como conservadores. Centrándose en propuestas concretas que interesen a los ciudadanos en lugar de en grandes políticas, y promocionando valores ampliamente aceptados por la población en vez de hacer proclamas ideológicas. Y la estrategia parece estar funcionando. El último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) muestra que el partido ha avanzado un 2,5% en intención de voto y Albert Rivera continúa siendo uno de los políticos españoles mejor valorados. Muy lejos aún sin embargo de poder ganar unas elecciones.

Ciudadanos el ‘En Marche’ español

Por eso, la victoria de los socio liberales de Macron en Francia fue un acontecimiento inspirador para los estragas de Ciudadanos. El partido naranja, que cambió su denominación de ‘socialdemócrata’ a ‘liberal progresista’ en un polémico congreso en febrero, se encuentra en estos momentos exactamente donde quería estar.

Con el partido conservador de Rajoy acuciado por los constantes escándalos de corrupción y el partido socialista inmerso en una crisis de identidad, Ciudadanos espera pescar votos a izquierda o derecha, tal y como Macron en Francia con la desbandada socialista y el ‘Penelopegate’ del candidato republicano François Fillon.

Un día después de que el político francés ganara la Presidencia, Albert Rivera publicó un artículo en el diario español El Mundo calificando la victoria de Macron como “la confirmación de que el centro liberal, progresista y europeísta es la mejor opción política para llevar a cabo las profundas transformaciones sociales y económicas ante los retos del siglo XXI”.

Rivera y los suyos no ocultan sus semejanzas con el movimiento En Marcha del nuevo presidente francés; ni siquiera les molestan aquellos que les acusan ahora de querer subirse al carro de Emmanuel Macron. Aunque la cooperación entre ambos partidos comenzó ya hace tiempo.

En octubre de 2016, apenas seis meses después de que creara su movimiento político, Macron se reunió en Bruselas con el eurodiputado Javier Nart y Luis Garicano, responsable del programa económico de Ciudadanos. Los miembros de la formación españolas airean ahora la ‘vieja amistad’ de Garicano y el asesor económico del presidente francés, y aseguran que incluso participó en la elaboración del programa económico de En Marcha.

Un día con el grupo parlamentario de Ciudadanos
La euforia reinaba la semana pasada entre los 32 miembros del grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados de Madrid. En sus oficinas de la quinta planta, los ordenadores se alinean en una sala como si fueran máquinas de coser en una fábrica textil. La joven formación, como ha ocurrido también con Podemos, ha logrado atraer a un buen número de profesionales con inquietudes políticas pero que no estaban dispuestos a tener que escalar en las estructuras jerarquizadas de los partidos tradicionales.

Aquel día estaban ocupados preparando la intervención de su representante en un debate sobre reforma electoral y una propuesta de ley contra el maltrato animal. Mientras, en la Cámara, el diputado Toni Roldán defendía la extensión de ayudas a los parados de larga duración.
Toni Roldán, responsable de programas de Ciudadanos y asesor de Luis Garicano, vestía una sobria americana acompañada de unas deportivas. Parecía más un joven ejecutivo de una startup que un político al uso. Para bien o para mal, representa la imagen de su partido.
Roldán no ocultó su satisfacción por el “impresionante” éxito de Macron. “Hay muchísimas similitudes (entre Ciudadanos y En Marcha)”, manifestó a Euronews. “En Marcha, al igual que Ciudadanos en su momento, comenzó como un movimiento ciudadano y ha logrado superar las limitaciones de la vieja política y los partidos tradiconales. Macron tiene 38 años, y las similitudes entre él y Albert Rivera están ahí. Y en términos del proyecto político –añadió- es evidente que los conservadores y los socialistas no son capaces de dar respuesta a los retos que están alimentando el populismo”.

“Hay un espacio político, que es Europeísta en oposición al populismo. No se trata ya de izquierda o derecha, sino de sociedades abiertas o sociedades cerradas, de proteccionismo o globalización, sobre diversidad o xenofobia. El liberalismo progresista es esta marca; lo que tenemos que hacer es articularla y explicarla con más intensidad a los españoles”, aseguró Roldán.

Ciudadanos mira el éxito de Macron y la manera de replicarlo en España, un país muy polarizado entre la izquierda y la derecha. “Hay muchas cosas que podemos aprender (de Macron). Obviamente primero porque ellos han Ganado y nosotros todavía no –reconoció-. En Marcha ha logrado construir un movimiento de base muy potente y nosotros quizá debamos trabajar más este aspecto. Quizá nos centramos demasiado en propuestas políticas muy detalladas y descuidamos un poco ‘La Política’. Macron ha logrado una plataforma más abierta y emocional. Ha sabido construir un relato emocional para Francia”.

La experiencia de gobierno previa de Macron como ministro en los gabinetes de François Hollande es algo de lo que aún carecen los dirigentes de Ciudadanos. La imagen presidencial de Macron es una de las grandes razones Ciudadanos para que les asocie con el movimiento En Marcha. Albert Rivera y Emmanuel Macron aún no se conocen personalmente, pero sus equipos trabajan ya para provocar el encuentro. “Será pronto”, afirmó Roldán. Y, por supuesto, habrá foto.