Última hora

Varias personas protestaron ante la sede de Goldman Sachs en Nueva York para denunciar el acuerdo alcanzado entre este famoso banco de inversiones y el Gobierno venezolano. Goldman Sachs comprará por 865 millones de dólares bonos del Estado venezolano emitidos en 2014 cuyo valor nominal es de 2.800 millones y su vencimiento es en 2022. Los manifestantes consideran que el banco de inversiones está dando un balón de oxígeno al presidente Nicolás Maduro cuando se cumplen dos meses de manifestaciones en las calles de Caracas y otras ciudades venezolanas pidiendo su dimisión. La represión de las protestas ha dejado decenas de muertos.

Más No Comment