Última hora

El emperador Akihito va a ser el primero en renunciar al trono de Japón en casi 200 años.

Su abdicación será posible gracias a la aprobación por parte de la Cámara Baja del Parlamento nipón de un proyecto de ley, que será votado y, casi con toda seguridad, aprobado la semana que viene en la Cámara Alta.

En el texto se ha incluido un proyecto de resolución, no vinculante, de última hora, para permitir que las mujeres permanezcan en la Casa Imperial incluso después de casarse.

Akihito, de 83 años, tiene una salud delicada tras ser operado del corazón y haber sufrido un cáncer de próstata. Se espera que abdique a finales de 2018. Le sucederá el príncipe heredero Naruhito, de 57 años.