Última hora

El Rif sigue en ebullición. Miles de personas han vuelto a exigir, por cuarta noche consecutiva, la liberación de su líder, Naser Zefzafi y del resto de los detenidos. La ciudad marroquí de Alhucemas es el epicentro de las protestas, que al principio solo reclamaban mejoras sociales, pero que después, sobre todo tras la captura el lunes de Zefzafi por los servicios de seguridad marroquíes, han hecho eclosionar el malestar de la población en esta región norteña del Rif.

En un intento por calmar los ánimos, el Gobierno marroquí se ha comprometido a respetar las garantías legales de los arrestados y pidió a los ministros “bajar al terreno” para escuchar a los ciudadanos. Una treintena de activista rifeños van a ser procesados por “ultraje a las fuerzas públicas” y, al menos otros 20, entre ellos Zefzafi, han sido acusados de “atentado contra la seguridad del Estado”.