Última hora

Leyendo ahora:

Muñecos como bebés


internacionales

Muñecos como bebés

La empresa vasca Clon Factory fabrica bebés hiperrealistas de silicona cerca del pueblo vizcaíno de Leioa, a unos 15 minutos de Bilbao. Clon Factory es un taller de efectos especiales para cine que nació hace unos ocho años. En 2013 lanzaron la marca BabyClon.

En el pequeño taller ubicado en el barrio Monte Ikea de Leioa trabajan diez personas incluyendo a su directora, Cristina Iglesias, quien explica: “Primero hacemos la escultura con una plastilina muy dura que permite modelar con mucho detalle. Para hacer esto se tarda alrededor de dos meses. Una vez realizada la escultura se fabrica el molde, una pieza de fibra de vidrio y aluminio que consta de dos partes. Este tipo de moldes permiten realizar unas cien copias”.

Aunque pueda parecer extraño, algunas mujeres, sacan a pasear a los muñecos vestidos con ropita de marca en carritos de bebé. Incluso les ponen colonia, pañales y pendientes.

Los babyclon son muñecos hiperrealistas hechos de silicona de platino, el mismo material que se utiliza para las operaciones de cirugía estética. Miden y pesan igual que un bebé de pocos meses, solo que están fríos… De lejos pueden confundirse con niños recién nacidos.

Aunque se trata de un trabajo en serie no todos los babyclon son idénticos. En la última fase, cada uno adquiere características distintas. El color del pelo, de los ojos y el sexo también dependen de cada muñeco y muchas veces se adaptan a las demandas del cliente.

Existen muñecos mulatos, prematuros, fantásticos, etc. Algo que todos los bebés tienen en común es el pelo, que está hecho de cabra de mohair y que es muy parecido al de los seres humanos.

Los precios también son variados. El más barato se extrae a partir de los moldes prefabricados y cuesta 1.190 euros. También existe la posibilidad de que el babyclon beba y haga pis, en ese caso el precio sube unos 300 euros.

Las réplicas de bebés reales y los muñecos fantásticos valen 2.500 y 1.800 euros respectivamente. Los más caros se venden a 3.500 euros y llevan un sistema a pilas que les hace mover la boca, respirar y chupar el chupete.

Los muñecos de Leioa han llegado a todos los rincones del mundo. Estados Unidos es el mayor importador de babyclons, pero estos muñecos también han llegado a Australia, Japón, Colombia, Brasil, Irán y todos los países de Europa.

internacionales

El choque de manos fallido de Jeremy Corbyn, lo más divertido de la noche electoral británica