Última hora

Brexit: La cuestión de Irlanda del Norte

Será uno de los asuntos clave en las negociaciones del brexit.

Leyendo ahora:

Brexit: La cuestión de Irlanda del Norte

Tamaño de texto Aa Aa

El temor a que se reabran las heridas, dentro de una sociedad inmersa en un delicado proceso de paz, es grande.

Los vínculos de Irlanda del Norte con la República de Irlanda son fuertes, tanto en el terreno social como económico.

Lo que se tratará de evitar en las negociaciones entre Londres y Bruselas será el establecimiento de una frontera dura entre ambas partes.

“El mayor riesgo es político y eso es en lo que el brexit se ha convertido, en otro asunto de división entre las dos principales comunidades en Irlanda del Norte: entre los que desean seguir siendo parte del Reino Unido y los que aspiran a una Irlanda Unida”, explica Colette Fitzgerald, responsable de la Comisión Europea en Belfast.

Irlanda del Norte votó en el referéndum del año pasado por la permanencia en la UE. Pero el Sinn Féin, católico y a favor de la reunificación de la isla de Irlanda, ve con el brexit una oportunidad para acercarse a Dublín. Culpa a los unionistas, protestantes y pro Londres, de ser responsables de una frontera dura.

Sammy Wilson es el portavoz del DUP para el brexit:

“Una de las soluciones más inteligentes es utilizar vigilancia electrónica del comercio en la frontera, usando un número de reconocimiento de vehículos, que coincida con las facturas que la gente tendrá que suministrar tal y como se hace ahora. Es una forma de monitorizar el comercio de ida y vuelta en la frontera. No necesitas puestos fronterizos, parar a la gente. Claro que se apoyaría con controles físicos ocasionales, si se viera que fuera necesario”.

El Acuerdo de Viernes Santo, firmado en 1998, puso fin a tres décadas de conflicto en Irlanda del Norte.