Última hora

Leyendo ahora:

SickOfWaiting, porque Europa está harta de esperar a los refugiados


España

SickOfWaiting, porque Europa está harta de esperar a los refugiados

El próximo 26 de septiembre concluye el plazo que el Consejo Europeo se dio a sí mismo para acoger un total 120.759 refugiados que huían principalmente de los conflictos de Siria e Iraq. Desde la adquisición de ese compromiso, en 2015, hasta hoy, tan sólo el 26% de esas personas han llegado a su destino. En Grecia, Bulgaria, Hungría y los Balcanes hay todavía 75.000 personas esperando una solución que no llega. Casi 25.000 son niños.

De esta situación y el consiguiente hartazgo que esta genera nace #SickOfWaiting, un movimiento “inclusivo y abierto” que insta a Bruselas y a los Gobiernos europeos a cumplir con lo acordado y que sirve además de altavoz a todos aquellos hartos de esperar.

A través de su plataforma web, www.sickofwaiting.org, esta iniciativa española con carácter global llama a todos los refugiados, voluntarios o simples ciudadanos cansados de esta realidad a clamar contra ella y contra una promesa incumplida. Registrarse es totalmente gratis y no requiere ninguna información sensible. Tan sólo estar harto de esperar.

“El objetivo de #SickOfWaiting es muy claro: Les decimos a los políticos que si ellos no cumplen lo haremos nosotros, los ciudadanos”, nos dice Alejandro Plans, portavoz de la iniciativa. “La situación actual de miles de refugiados es totalmente intolerable, más aún cuando vemos lo fácilmente evitable que es. “Los Gobiernos asumieron un compromiso y tan sólo pedimos que lo cumplan”, denuncia Plans, que recuerda que “estamos hablando de personas, no de números”.


Al entrar en la web de SOW uno se encuentra con un mapa del mundo lleno de corazones. A lo largo y ancho de 120 países, estos corazones representan a todas las personas (en el momento de escribir este artículo más de 14.000) que ya se han adherido al movimiento. La página cuenta también con un apartado donde escribir opiniones, denuncias o vivencias, y el cual se ha convertido en uno de los pocos altavoces que hoy por hoy tienen las personas refugiadas para hacerse oír. Muchas de sus historias hielan la sangre e indignan a todo el que las lee.

Maria Peñalosa y Berta de la Dehesa estuvieron un año como voluntarias en el campamento de refugiados de Katsikas, en Grecia. Hoy viajan por todo Grecia e Italia descubriendo esta plataforma a miles de refugiados para los que #SickOfWaiting es un escenario donde hablar al mundo que hay al otro lado de la verja.

“La acogida está siendo muy buena”, nos confiesa Berta, “aunque es verdad que muchas personas refugiadas han perdido la confianza en que se puede hacer algo. Por eso, hay que lograr contagiar a la gente y romper la barrera del ‘y esto: ¿para qué sirve?’ Afortunadamente lo estamos consiguiendo”.

Lo cierto es que el movimiento crece cada día más, en buena medida gracias a ideas como el #WaitingChallenge, un reto al más puro estilo Ice Bucked Challenge que va camino de hacerse viral. Los retados han de hacerse una foto esperando, bien al cumplimiento de los pactos de 2015 si se es una persona refugiada o bien a los propios refugiados si se es un ciudadano europeo. “La foto está abierta a la creatividad”, nos dice José Serrano, creador del reto. “Da igual la postura y el lugar mientras quede claro que estás harto de esperar… ¡y mientras retes a otras tres personas, claro! Esa libertad y por supuesto ese hartazgo de la gente es la que está haciendo triunfar el #WaitingChallenge”, nos dice José, que cada día se hace una nueva foto retando a otras tres personas a sumarse a un movimiento al que se han sumado también varios famosos. Entre ellos, Iñigo Errejón.


Y todo esto con dos fechas marcadas en rojo: El 28 de junio el movimiento viajará al parlamento europeo, donde serán recibidos por varios eurodiputados a los que mostrarán “todos los corazones que hay adheridos a la causa” y a los que exigirán la agilización de los procesos de reubicación y reasentamiento. “Será un gran día con bonitas sorpresas en y frente del parlamento”, promete María Peñalosa, para la que esta iniciativa “refleja el deseo de la auténtica Europa: la de los ciudadanos”.

La otra fecha clave es el 30 de septiembre. Ese día europeos y refugiados “celebrarán” conjuntamente en Atenas el fin del plazo establecido por el Consejo Europeo y el consiguiente cumplimiento, o no, del mismo. Desde la web se invita a todos los inscritos a viajar a la capital helena, y el número de asistentes va en aumento: “Estamos todos invitados, seremos miles y miles”, señala Alejandro Plans, que recuerda que este movimiento ya tiene vida propia y no morirá ese día: “Pase lo que pase el 26 de septiembre, seguiremos luchando a favor de las políticas de acogida e integración. Mientras los Gobiernos no cumplan, seguiremos estando hartos”.
Hartos de esperar.

Por José Núñez