Última hora

Leyendo ahora:

Almaty: Calles que cantan y montañas para descansar


metropolitans

Almaty: Calles que cantan y montañas para descansar

La ciudad de los mil colores así es Almaty también llamada Alma Ata, la capital cultural y área metropolitana más grande de Kazajistán.

Su historia va ligada a la Ruta de la Seda. Exhuberante y próspera, Almaty es también el corazón financiero del país, Una auténtica fuente de inspiración no solo para sus habitantes.

“Rodeada de montañas, la ciudad de los jardines atrae a muchos viajeros de todo el mundo”.

Dennis Keen conoce todos los rincones de la ciudad. De origen estadounidense y kazajo de adopción, se enamoró de Almaty cuando vino como estudiante con un intercambio. Así que dejó California, y se instaló aquí como guía turístico con su original “Walking Almaty” tours.

“Esta es realmente la joya de la corona de Almaty, se llama Voznesensky Sobor o Catedral de la Ascensión. El edificio fue construído con abetos Tian Shan, de origen local, y está tan bien diseñado que después de ciento once años, los troncos siguen estando en buenas condiciones. Conozco al arquitecto que trabajó en la renovación del edificio. Cuando decaparon las capas superiores vieron que las vigas por debajo estaban como nuevas.”

La Ópera de Abay también inspira a Dennis Keen. Este teatro fue construido en 1941 en honor del poeta, compositor y filósofo kazajo Abay Qunanbayuli.

“En el centro vemos a un joven tocando la dombra, el instrumento nacional. Junto a él hay personajes recogiendo manzanas, porque Almaty se traduce como ciudad de las manzanas. En esta región hay una gran variedad de manzanas silvestres, y se cree que es el hogar ancestral de esta fruta.”

Dentro del edificio de la ópera, la decoración cuenta la historia de un antiguo guerrero cuya tumba fue descubierta en la región de Almaty. El guerrero fue enterrado con un traje dorado, lo que le valió el título de “hombre de oro, convirtiéndose en uno de los símbolos del país.

Aspectos simbólicos que nos detalla Askar Buribayev, director del Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Abay:

“La entrada principal está decorada con los elementos del traje del guerrero de oro, y también se puede ver aquí el leopardo dorado, símbolo de Almaty que aparece en su escudo, porque este animal vive en nuestras montañas de Trans-ili Alatau”.

La estación de esquí de Schimbulak en el valle de Medeu se convierte en un inmenso gimnasio al aire libre cuando hace buen tiempo. El punto culminante es el Medeu, una pista de patinaje situada a 1.691 metros de altitud. Las montañas están tan cerca de la ciudad que muchos habitantes de Almaty vienen a patinar después del trabajo.

“No me vas a creer, pero tardo sólo veinte minutos en llegar del trabajo. Salgo de mi oficina a las 6 de la tarde y a las 6 y veinte estoy aquí”, nos asegura Kanat Khazhidinov a quien le encanta patinar.

Tener las montañas a sólo 15 kilómetros es ideal para hacer cine. El director Kanagat Mustafin acaba de filmar en Almaty algunas escenas de su última película “The most beautiful”.

“Nací y crecí en Almaty y, por supuesto, es mi querida ciudad que nunca cambiaré para ninguna otra del mundo, por eso la acción de mis películas suele transcurrir en Almaty y mis héroes se desenvuelven en esta ciudad “.

Igual que Dennis, quien además se ha convertido en embajador de la ciudad. Cuando vino aquí al principio comenzó a aprender los nombres de las calles difíciles de pronunciar. Y descubrió que muchas de ellas llevan el nombre de músicos y compositores kazajos. Así fue como se le ocurrió la idea de diseñar un mapa virtual de las calles musicales de Almaty.

“Vas a Google Maps y haces clic en la calle en la que estás. Ahora estamos en la calle Kulash Baiseitova, que fue una de las más famosas cantantes de ópera de todos los tiempos en Kazajistán. Aquí se puede leer una pequeña biografía que escribí sobre ella. La llamaban el ruiseñor de Kazajistán y era famosa por su voz. Canta como un ruiseñor”, asegura nuestro guía de “Walking Almaty Tours”.

Dennis ha organizado un paseo para turistas en el famoso mercado verde. Entre los visitantes nos encontramos con dos arquitectos de visita en este edificio de los años 70, un ejemplo perfecto del constructivismo soviético.

“Esas nueve cúpulas en forma de pirámide aportan muchísima luz natural, destaca el joven arquitecto David Kaminski. El mercado es un lugar muy luminoso. Además cumplen la función de ventanales, ahí arriba es donde se da la vuelta el aire caliente que asciende para salir fuera del mercado.”

Esta noche Dennis nos mostró un poco de historia. Nos llevó al restaurante “Nómada” para probar el plato más típico de Kazajistán: el Beshbarmak. Un guiso de carne y pasta con cebolla que solían comer los nómadas. La carne puede ser de cordero, ternera o de caballo.

“Se llama Beshbarmak que significa cinco dedos, porque se come con las manos.”

Y por la noche llegó la sorpresa, como un auténtico regalo. Un recital de dombra, el laúd de dos cuerdas y catorce trastes popular en Asia Central. Almaty nos deja ese recuerdo flotando en el aire…

Selección del editor

siguiente artículo
Tokio: la ciudad del agua

metropolitans

Tokio: la ciudad del agua