Última hora

Leyendo ahora:

El Bundestag aprueba indemnizar a las víctimas de Colonia Dignidad


internacionales

El Bundestag aprueba indemnizar a las víctimas de Colonia Dignidad

¿Cómo reparar uno de los episodios más ominosos de la política exterior alemana tras la II Guerra Mundial? El Bundestag aprobó el jueves por la noche la creación de un fondo de ayuda para las víctimas de la secta Colonia Dignidad, un enclave alemán situado en el corazón de Chile en el que se pisotearon los derechos humanos durante décadas sin que Berlín moviera un dedo para evitarlo. Entre los años 60, 70 y 80 del siglo pasado, cientos de personas, muchas de ellas con ciudadanía alemana, sufrieron en sus carnes la tiranía impuesta por el fundador de la colonia, un exoficial nazi y pedófilo llamado Paul Schäfer. Algunas lograron escapar y contaron lo ocurrido, sin embargo, sus denuncias cayeron en saco roto.

Extramuros, la Colonia Dignidad parecía un lugar idílico en el que sus miembros llevaban una vida bucólica y feliz. Intramuros, Schäfer tenía aterrorizados a todos sus miembros: privados de libertad, hombres, mujeres y niños vivían como zombis en régimen de esclavitud. Los pequeños sufrían abusos sexuales de forma sistemática por parte del líder de la secta. Las familias eran separadas y tenían prohibido mantener relaciones sentimentales. Todo el dinero generado por la comunidad acababa en manos de Schäfer y sus ayudantes.

El golpe de Estado de Augusto Pinochet permitió al líder de la Colonia Dignidad ascender un peldaño más en la escalera del horror: en sus instalaciones fueron detenidos, torturados y “desaparecieron” decenas de opositores al régimen del dictador chileno. Se cree que la mitad de los alrededor de 350 presos políticos que fueron llevados a este centro de detención fueron asesinados. El paradero de la mayoría sigue siendo un misterio.


El Bundestag considera más que probado que la diplomacia alemana estuvo al corriente de lo que pasaba y que prefirió mirar hacia otro lado para no enturbiar las relaciones con Chile. Los diputados reconocen el fracaso total del Estado en su deber de proteger los derechos humanos y exigen al Gobierno que adopte medidas para reparar la injusticia cometida. Tras la creación del fondo económico de compensación, cuya cantidad no se ha especificado, una comisión deberá determinar quienes son los beneficiarios.

La colonia estuvo funcionando desde su fundación en 1956 hasta 1991. Tras pasar 7 años prófugo, su líder, Paul Schäfer, fue detenido en Argentina en 2005 y extraditado a Chile, donde fue condenado y murió en prisión 5 años más tarde. Schäfer nunca fue acusado en Alemania. Seis de sus colaboradores fueron juzgados y condenados en Chile, aunque uno de ellos, el doctor Hartmut Hopp, huyó a Alemania. Atendiendo a una solicitud de las autoridades chilenas, las alemanas aceptaron que Hopp cumpliera allí el castigo.

La Colonia Dignidad fue rebautizada como Villa Baviera. Allí residen un centenar de colonos que viven, entre otras cosas, de las visitas de turistas y curiosos. Familiares de víctimas de la secta llevan años pidiendo al Gobierno chileno que acabe con este tipo de turismo macabro y transforme el lugar en un centro de memoria histórica. Hace unos días colocaron una placa que reconoce como “Monumento Histórico y Sitio de Memoria”.

Familiares y amigos de opositores a Pinochet que desaparecieron en Colonia Dignidad celebraron el mes pasado una ceremonia para honrar su memoria en el lugar en el que fueron hallados varios cadáveres de víctimas. La llama del recuerdo sigue encendida…