Última hora

La grave crisis económica de los últimos años hizo que muchos de los inmigrantes que se habían establecido en España regresaran a sus países de origen. También muchos nacionales se marcharon del país en busca de trabajo .

Sin embargo la tendencia comenzó a invertirse en 2015 y el saldo migratorio dio un giro definitivo en 2016. La llegada de extranjeros se incrementó casi un 21% (417.033 personas), mientras que el número de los que abandonaron el país se redujo un 4,6% (327.000).

Los países de los que más personas llegan son de Venezuela, por la grave situación política y económica, Marruecos y Colombia.

La llegada de inmigrantes y la vuelta de nacionales ha hecho que la población español vuelva a crecer por primera vez en cinco años.