Última hora

La quinta ronda de las negociaciones de Astaná sobre el conflicto sirio finaliza sin acuerdo sobre la creación de cuatro zonas de distensión.

Los tres países garantes del alto el fuego en Siria, Rusia, Irán y Turquía, esperan lograr un consenso sobre la delimitación geográfica en agosto.

El jefe de la delegación del Gobierno sirio, Bachar Al Jaafari, ha acusado a Turquía de torpedear el encuentro: “Todas las partes han mostrado una buena voluntad por llegar a un entendimiento, excepto la delegación turca. La política de Ankara sobre el proceso de Astaná ha sido negativa”.

La falta de avance en el asunto es un retroceso para Moscú, que busca tomar la iniciativa en los esfuerzos por resolver el conflicto sirio.

Mientras tanto, cientos de civiles siguen huyendo de Al Raqa, la autodeclarada capital del Dáesh, mientras continúan los bombardeos de las fuerzas aéreas rusas.

El martes las Fuerzas Democráticas Sirias irrumpieron en el casco antiguo de la ciudad después de traspasar su muro y romper la primera línea de defensa de los yihadistas.

Más sobre: