Última hora

El principal crítico del Kremlin se encontraba en detención administrativa desde hacía 25 días por haber organizado una manifestación contra la corrupción en Moscú, en junio pasado. Navalni ha recibido una calurosa acogida en los locales del Fondo de Lucha contra la Corrupción, organización creada por él.

“Estoy muy contento de estar de vuelta. No vamos a ceder a la presión y pronto venceremos”, decía Navalni.

El opositor ruso, que pretende desafiar a Putin en las presidenciales de marzo de 2018, había sido condenado a una pena inicial de 30 días de detención. Su futuro político es incierto. La Comisión Electoral le considera “no apto” para concurrir a las presidenciales debido a una condena en su contra por desvío de fondos.