Última hora

Se cumple un año del fallido golpe de estado en Turquía en el que murieron 250 personas.

Desde aquella intentona golpista hace un año en Turquía cientos de funcionarios militares de la OTAN fueron destituidos. Euronews entrevistó a dos de ellos. Uno era piloto y el otro comandante de artillería. Para escapar de las represalias han solicitado asilo político en Bélgica. No les hemos grabado el rostro para preservar su anonimato y seguridad.

Este es el testimonio de un alto funcionario militar de la OTAN destituídos desde el el intento de golpe de estado en Turquía el 15 de julio de 2016:

“Intentaba entender qué estaba ocurriendo y recuerdo que le dije a mi esposa; dicen que es un golpe de estado, pero, no sé, no me lo parece. Quiero decir que no se parecía a otros golpes de estado. Y he visto otros golpes antes en Turquía.
Los golpes suelen darse tarde, de madrugada, y se cierra cada puesto de control. Todos los medios de comunicación dejan de funcionar y por la mañana se anuncia que ha habido un golpe de estado por un solo canal, advirtiendo a la gente que no salga de sus casas. Pero en Turquía todo fue al revés. El propio presidente hizo un llamamiento a la gente para que saliera a las calles. Eran las 9 o 10 de la noche y todo el mundo estaba en la calle. Era como una caricatura.Desde luego, no parecía un golpe “

La inmensa purga del Gobierno turco llegó hasta los funcionarios que trabajaban en el extranjero. En Bruselas solo han quedado tres oficiales turcos de la OTAN.

En la base militar de la ciudad belga de Mons, Shape-Nato, eran 90 oficiales turcos, hoy en día solo quedan 20. El Gobierno turco destituyó a 70 en su gran purga, según el testimonio de este otro exmilitar turco.

“La lista llegó el 27 de septiembre con unos 200 nombres. Mi nombre estaba en esa lista. Hasta ese momento realmente no había pensado que estuviéramos en peligro, ya que nos encontrábamos en Bruselas. Creíamos que habría algún tipo de ley que nos protegería y con la que pudiéramos explicarnos que de ninguna manera habíamos participado en ese golpe. Estábamos en nuestras funciones en Bélgica. Pero cuando aquella lista apareció, era obvio que les daba iguas si habíamos participado o no. Se trataba de hacer una gran purga.”

100.000 jueces, policías, maestros y soldados fueron suspendidos. Muchos no se atreven a regresar a Turquía para evitar la cárcel.

“Recibimos una orden que nos obligaba a regresar ilegalmente, sin que hubiera ningún tipo de razón para ello. Cuando llamábamos nos decían que era secreto de estado y que no nos podían informar sobre qué tipo de acusación de trataba. No nos decían qué pasaba o si había cargos. Sólo decían: hay investigación judicial sobre usted. Vuelva. En cuanto uno regresaba a Turquía, era arrestado en el aeropuerto y llevado al cuartel del Estado Mayor turco. Y por lo que vimos, nos dijimos que era mejor quedarnos aquí.”

Muchos oficiales vieron sus pasaportes anulados y cuentas bancarias bloqueadas. Otros no tendrán derecho a jubilación. Familiares que aún están en Turquía tienen prohibido salir del país y otros han sido encarcelados.

“A decir verdad, no sabemos qué pasó esa noche, y eso es lo más doloroso. Pero hay muchas cosas que no coinciden con la versión del Gobierno.”

Muchos interrogantes siguen abiertos sobre la represión y las purgas llevadas a cabo tras aquel golpe de estado.

Según el presidente de Turquía, Recepp Tayyip Erdogan, el golpe de estado fue orquestado desde el extranjero por el clérigo en el exilio, Fethullah Gülen.

Muchos se hacen la pregunta de si Gülen fue el líder del golpe de estado o si fue así acusado como cabeza de turco.

Entrevistas realizadas en Bruselas por Gülsüm Alan con la participación de Escarlata Sánchez.