Última hora

Angela Merkel defiende la elección de Hamburgo como sede de la reciente cumbre del G20, pese a la polémica por las manifestaciones violentas y los disturbios. La canciller alemana ha sido criticada por haber elegido el centro de esta gran ciudad para dicha cita, sabiendo que habría protestas, y por la organización de la seguridad. Merkel ha recordado que la cumbre del G20 había sido organizada junto con el alcalde de Hamburgo, a quien ha defendido.

“Tengo tanta responsabilidad como Olaf Scholz, y no me desentiendo de ello. Creo que esta cumbre fue importante, y que los episodios de violencia deben ser condenados. Y tras el proceso, sin duda, se verá qué se puede mejorar”, ha dicho Merkel.

Merkel ha rechazado los llamamientos a la dimisión del alcalde de Hamburgo, por parte de la CDU local, asegurando que están “fuera de lugar”. El socialdemócrata Olaf Scholz se ha disculpado por los disturbios, reconociendo que “las medidas puestas en marcha no fueron suficientes”.