Última hora

Lo que empezó siendo una pequeña concentración acabó en una violenta protesta. Unas 100 personas lanzaron piedras contra dos establecimientos en Atenas después de que un tribunal rechazara la apelación de Irianna, una estudiante de doctorado condenada a 13 años de cárcel por ser miembro de la banda armada Conspiración de las Células de Fuego.

“Escuchamos a un grupo de manifestantes y más tarde un fuerte estruendo. Salimos a la calle y vimos que todo estaba roto”, decía un joven. Otro aseguraba que “alrededor de cinco o seis grupos de personas vinieron a romperlo todo. Es muy triste. Los vi, pero no pude hacer nada”.

Irianna fue detenida después de que su ADN fuera encontrado en unas armas de las que no se tiene constancia de que fueran utilizadas para cometer algún delito. Su único vínculo con la banda es su relación sentimental con un imputado ya absuelto.