Última hora

Trump ha sido literalmente retirado de una torre de Toronto. Operarios han descendido una a una las cinco letras monumentales del nombre del presidente estadounidense que estaban en lo alto de un edificio de 65 plantas, situado en el corazón financiero de la metrópoli canadiense.

Los nuevos propietarios del rascacielos han pagado y mucho al grupo Trump para comprar sus contratos de gestión y poder rebautizar el edificio, que acoge un hotel y apartamentos de lujo. El nombre de la torre se había convertido en los últimos tiempos en un problema para su imagen y hecho del edificio el epicentro de las manifestaciones contra el jefe de la Casa Blanca.