Última hora

Ultimátum de Bruselas a Polonia

Bruselas amenaza con activar el artículo siete del Tratado Europeo contra Polonia si el Gobierno de Varsovia no detiene las reformas judiciales, que socava la separación de poderes en el país.

Leyendo ahora:

Ultimátum de Bruselas a Polonia

Tamaño de texto Aa Aa

Bruselas, muy preocupada por la desaparición de la independencia judicial en Polonia.

La Comisión ha amenazado a Varsovia con quitarle su derecho a voto en las reuniones del Consejo de la Unión Europea si sigue adelante con sus reformas judiciales.

“Estas leyes aumentan considerablemente la amenaza sistemática al imperio de la ley en Polonia”, ha asegurado el vicepresidente del ejecutivo comunitario, Frans Timmermans.“Cada ley individual, si se adoptan, erosiona seriamente la independencia del sistema judicial polaco. En conjunto abolirían cualquier resto de independencia judicial y pondría a la judicatura bajo un completo control político del Gobierno. La opción de activar el artículo siete del tratado es parte del debate. Y no sería una sorpresa para nadie, dados los últimos acontecimientos, estamos muy cerca de activar el artículo siete”.

El Parlamento polaco, con mayoría del partido gobernante, el nacionalista-conservador Ley y Justicia de Jaroslaw Kaczynski, ha aplazado este miércoles la votación de la reforma del Tribunal Supremo, que prevé darle al Gobierno su control. Hace una semana aprobó una ley que suprime la autonomía del órgano de autogobierno del poder judicial, supeditándolo también al ejecutivo.

“Es un nuevo, quizás el último intento de convencer a las autoridades polacas para mostrar más flexibilidad en el tema, e intentar encontrar un terreno común con la Comisión Europea”, aseguraba este analista. “Creo que ese es el mensaje real en este momento. Si escucha con atención lo que dijo Timmermans en esa rueda de prensa, se trata de que la Comisión decida si sigue adelante con el proceso”.

Sin embargo, el artículo siete necesita la aprobación por unanimidad de los demás Estados miembro, y Hungría, aliado de Varsovia, ya ha anunciado su negativa.

Los partidos de la oposición, tres expresidentes polacos, y decenas de miles de personas que han protestado en la calle, denuncian lo que consideran maniobras antidemocráticas del actual Gobierno.