Última hora

Para obtener una visión de 360º de las festividades de San Fermín, en Pamplona, hay que ir más allá de sus famosísimos encierros.

Por supuesto que los toros están en el corazón de esta celebración tradicional, pero hay mucho más.

Las decenas de miles de visitantes que se agolpan en la ciudad de Pamplona durante un período de 9 días, del 6 al 14 de julio, tienen mucho más que hacer y ver que la carrera de tres minutos que se celebra a las 8 de la mañana.

Los gigantes y “cabezudos” no son tan famosos como los toros, pero son los más queridos entre los niños de Pamplona.

Los “pamplonicas” incluso lloran el final de la fiesta, con la “Pobre de mí”, la ceremonia que tiene lugar todos los años a las 00:00 del 15 de julio.

Solo se consuelan porque a partir de ese momento, “ya falta menos” para la edición del próximo año.

En definitiva, para residentes y visitantes el verdadero sentido de la celebración es… divertirse.

Euronews te muestra varias escenas menos conocidas de San Fermín, como si estuvieras allí.