Última hora

Leyendo ahora:

"Las palabras siempre son malinterpretadas, la música, no"


musica

"Las palabras siempre son malinterpretadas, la música, no"

En asociación con

Hablamos con el maestro Riccardo Muti sobre los orígenes de su proyecto artístico-social Los Caminos de la Amistad. Una iniciativa que cumple veinte años y que tiene por objetivo tender puentes con países víctimas de la guerra y la violencia o aislados políticamente desde hace tiempo. Entre otros lugares, sus conciertos se han celebrado en Sarajevo, Beirut, Líbano, Jerusalén, Moscú, Damasco o Tokio.

“Empezamos la idea de “Los Caminos de la Amistad” hace veinte años, en Sarajevo. Estábamos todos muy impresionados y conmovidos por la tragedia que tenía lugar allí. Queríamos llevar una señal de hermandad, de paz, de amor, de amistad. Pensamos que la música sería el mejor vehículo. En una ciudad que estaba aún destrozada por las bombas, vinieron al concierto 9000 personas. El mensaje fue: cuando comunicamos sentimientos verdaderos y la música es la expresión de sentimientos todos los desacuerdos desaparecen, porque las palabras siempre son o pueden ser malinterpretadas. La música no. Después de este concierto, nos animamos a organizar uno en nombre de la amistad cada año.

Soy el director musical de la Orquesta Sinfónica de Chicago, y, como todo el mundo sabe, las relaciones entre Estados Unidos e Irán no son muy buenas. Hace unos meses, estuve en Israel, y ya sabemos que entre Israel e Irán las relaciones no son para nada buenas. Pero no me importó, fui a Israel con mucho amor y admiración por el pueblo israelí. Y fui a Teherán, con mucha admiración y amor por el pueblo iraní”.

Los músicos iraníes no tocaban música de Verdi desde hacía décadas. Así que Verdi, un compositor universal, era un personaje casi desconocido en ese país. Pero los músicos iraníes comprendieron inmediatamente nuestro mensaje, nuestro estilo de Verdi y los dos grupos se convirtieron en uno inmediatamente”.

Este concierto con músicos de la Orquesta Sinfónica de Teherán ha tenido lugar dos años después de que el Estado iraní prohibiera la entrada al músico argentino-israelí Daniel Barenboim para dirigir un concierto de la Orquesta Estatal de Berlín, auspiciado por el ministerio alemán de Exteriores. Los motivos, Barenboim cuenta con la “nacionalidad sionista” no reconocida por Teherán.

Selección del editor

siguiente artículo
Cecilia Bartoli: El complejo viaje entre géneros de Ariodante

musica

Cecilia Bartoli: El complejo viaje entre géneros de Ariodante